¿Qué hay que hacer para abrir una residencia de ancianos?

¿Qué hay que hacer para abrir una residencia de ancianos?

En el caso de que busques emprender un negocio y te guste tratar con personas mayores y cuidarlos, el montar una residencia de la tercera edad puede ser una vía interesante. Hablamos un sitio de alojamiento donde vive gente mayor por un tiempo o permanentemente y que tiene una función sustitutiva de su casa. Ellos precisan de trato especial, donde debe estar presente la seriedad, la formalidad y se debe ser cariñoso y amable con los residentes.

Es un hecho que cada vez hay más personas mayores, sube la esperanza de vida y esto hace que cada vez existan más usuarios potenciales de servicios de residencias de ancianos. Una residencia de ancianos implica básicamente una serie de comodidades para que estas personas puedan convivir adecuadamente en el sitio.

Los clientes que se interesan en una residencia de ancianos son las personas que tienen más de sesenta años y que en vez de quedarse en sus hogares por motivos de salud, no tener compañía u otros problemas, se ven en la necesidad de vivir en otro sitio diferente al de su residencia.

Servicios que se proporcionan

En una residencia de ancianos acostumbran a darse una serie de servicios, especialmente en el campo de la salud, tales como curas básicas, realizar un control sobre la higiene de los residentes, administrar la medicación que precisen, cambiar los pañales, controlar las diferentes enfermedades y sus síntomas, preparar las comidas y cenas de los residentes, así como proporcionarles las diferentes actividades de carácter recreativo.

Otros interesantes servicios adicionales pueden ser las tarifas más completas como el tratamiento de las afecciones de pies, peluquería, ofrecer un servicio para la limpiar la ropa (lavado y planchar la ropa, etc.

¿Qué empleados necesito?

Estamos en un sector, donde como es lógico hacen falta muchos empleados. Un médico es fundamental, pues es el que tiene que llevar las historia a nivel clínico de la totalidad de los residentes, dando indicaciones sobre los tratamientos, medicaciones o rehabilitaciones que tengan que realizar los ancianos en caso de que sea necesario.

De la misma forma se hace necesario un cuidador capacitado, auxiliar especializado en geriatría, auxiliar de clínica, el cual ofrecerá una atención básica a los mayores, en apartados tales como la higiene, curas básicas, vestido y alimentación. No puede faltar un buen cocinero, que será el que se encargue de organizar y preparar las comidas. Igualmente es preciso que haya una persona que sea la que se encargue de limpiar, planchar y demás.

En otro orden de servicios, siempre se pueden ofertar otros servicios complementarios y que suponen un gran valor añadido, caso del transporte y peluquería, donde debes contar con personal que realice esta clase de actividades.

Puede ser necesario más personal que se encargue de las actividades recreativa, profesores de educación física, plástica, o personas que se encarguen de leer o contar historias.

Cómo van a ser las instalaciones de una residencia de ancianos

Las residencias tienen varias instalaciones y equipamientos necesarios para realizar sus actividades. Los ascensores, cuando la residencia cuenta con más de un piso son necesarios, puesto que las personas que vivirán allí buena parte tendrán la movilidad reducida.

Son necesarios una serie de elementos que colaboren a una mejor movilidad, tales como las sillas de ruedas, bastones, andadores, etc.

Zona administrativa. Aquí, en el mismo edificio, debe estar para realizar todo tipo de gestiones contables y de administración del negocio.

Sala de visita, un lugar en el cual los familiares o amigos pueden realizar la visita a sus seres querido con la mayor tranquilidad y espacio posible.

Los dormitorios tienen que ser de buen tamaño y confort, donde la luminosidad, una adecuada ventilación y todo esté bien decorado.

Qué duda cabe que otros sitios fundamentales son los baños y lugares de aseo, tanto a nivel general de la residencia como en los baños que están en las habitaciones, algo que, por ejemplo, cuando visité la residencia San Vital lo tenían muy cuidado, destacando en los pisos también que tienen para los residentes más autónomos, que no tienen nada que envidiar a los de las casas particulares.

Enfermería. Una zona donde se puedan atender toda clase de urgencias.

Zonas que se encuentren al aire libre y donde las personas puedan distraerse y recrearse.

Salón para hacer actividades recreativas y donde no puede faltar la televisión, películas, cartas o los siempre indispensables juegos de mesa.