El negocio con mayor prospección es el de los datos

El negocio con mayor prospección es el de los datos

El Ser Humano está siempre buscando nuevas líneas de negocio para poder invertir el dinero, pues el dinero parado no sirve de nada. A no ser que lo pongas en la cama y quieras sentir el frío tacto de los billetes, y aun así esto tiene un riesgo, pues siempre se puede perder un billete debajo de la cama.

Fuera de bromas, las inversiones hoy en día son relevantes para poder avanzar en muchos campos empresariales. Y en concreto, hay un campo empresarial que está atrayendo mucha atención, y que además ha cobrado mucha relevancia después de varios escándalos a nivel global.

Hablamos de los datos, es decir la información personal o empresarial que permite realizar estudios de mercado, y influir de manera directa en los hábitos de consumo de empresas y consumidores. Aquí entren en juego varios conceptos, como el Big Data, que consiste en el tratamiento de datos masivos para encontrar patrones repetitivos para ser utilizados en distintos ámbitos.

La cuestión principal del tratamiento de datos es la gestión que se está haciendo sobre los mismos, ya que en los últimos años estamos viendo como se están infringiendo las leyes de protección de datos de manera realmente vergonzosa. Tengamos en cuenta que, la privacidad se ha configurado como un aspecto bastante maltratado debido al uso no permitido de los datos que cedemos.

Y en los últimos años hemos acudido a una serie de casos que nos han hecho darnos cuente de la importancia del tratamiento de los datos. Es el caso de Cambridge Analytica y Facebook, que estuvieron en el centro de mira por una vulneración de las Leyes de protección de datos a la hora de proteger la privacidad de los perfiles de esta red social.

El año pasado asistimos a la implantación del Reglamento General de Protección de Datos, que supuso un avance a la hora de proteger nuestros datos, obligando a las empresas a protegerlos y a informarnos de manera más clara sobre la obtención de los mismos. Pero esto es algo que choca contra la vida real, ya que la mayoría de consumidores, usuarios o empresas no se leen los acuerdos relativos al tratamiento de datos a la hora firmar un contrato por Internet, y como dice un compañero, es vender tu alma al diablo sin apenas saber qué obtienes a cambio.

Cómo las empresas consiguen tus datos

Con todo esto, nos encontramos con continuos mensajes publicitarios que llegan a nuestros teléfonos o emails, sin saber si quiera el motivo del mismo. Esto es porque estamos permitiendo que nuestros datos pasen a formar parte de bases de datos muy extensas que se venden a empresas para realizar comunicaciones comerciales. Quizá la situación que más se repite es la de las llamadas telefónicas a veces a horas intempestivas) que nos ofrecen mejorar nuestras tarifas telefónicas, y en muchos casos no sabemos de dónde han obtenido nuestra información.

Pues bien, cómo hemos comentado, las empresas pueden vender tus datos. Estos datos son los que proporcionas tu mismo a la hora de contratar servicios, comprar productos o incluso entrar en una web (acordémonos de las famosas cookies que “mejoran” la experiencia de usuario). En muchos casos está la opción de no ceder estos datos para estos usos, pero a veces es complicado encontrar esta casilla.

Estos datos valen dinero, y de hecho nosotros los vendemos por dinero en muchas ocasiones. Como cuando rellenamos un formulario para obtener un regalo. La monetización de estos datos no es el problema, sino que éste lo constituye el tratamiento de los mismos, ya que cómo se protegen y se utilizan es lo que de verdad importa.

Llegados a este punto, puede parecer que el tratamiento de datos es algo negativo, pero ni mucho menos. Los datos ayudan a las empresas a crecer, y la obtención de ellos es lícita, porque existen empresas especializadas en la creación de ficheros de datos de sectores específicos, como puede ser el de clientes de un determinado sector, empresas y autónomos. Y precisamente la empresa española Camerdata trabaja en este sector desde 1985 ofreciendo el  Fichero de Empresas españolas de origen cameral y otras bases de datos destinadas a acciones comerciales y de marketing.