Reproducción asistida, una salida laboral para profesionales del área sanitaria

Reproducción asistida, una salida laboral para profesionales del área sanitaria

Las técnicas de reproducción asistida cada vez son más populares y es una evidencia lo que han crecido en los últimos años. Hablamos pues de una especialización en Auge. Según nos comentaron desde Ividono, una de las empresas referencia en este sector, se calcula que un 15% de la población en nuestro país tiene problemas referentes a la fertilidad y el número aumenta cada año. Este tipo de situaciones ha hecho que exista un aumento de la demanda de profesionales que estén formados para trabajar en técnicas de reproducción asistida, un sector, donde por cierto, estamos en un lugar destacado.

 Los datos que tiene la Sociedad Española de Infertilidad, nos dicen que anualmente se hacen en nuestro país unos 50.000 tratamientos de fecundación in vitro y cerca de 30.000 de inseminación artificial, llegando a ser un 80% de ellos en centros privados.

Este tipo de técnicas no son nuevas en España, pues llevan realizándose desde hace más de un cuarto de siglo, pero nunca fueron tan populares ni se consideraban como una opción profesional para titulados en licenciaturas biomédicas.

Cuando se habla de las razones de este auge de las técnicas de reproducción asistida, podemos hablar de una serie de factores, tales como la edad a la que la mujer intenta tener su primer hijo, que cada vez se retrasa, lo que hace que las posibilidades sean menores y se tenga que acudir a los centros de reproducción asistida.

Otra razón, algo más ambigua, pueden ser los hábitos de vida actuales que pueden afectar a las capacidades reproductivas, caso del tabaco o una mala alimentación. En el caso de la tercera razón, puede ser la gran popularidad de unos tratamientos que demuestran ser bastante efectivos.

Desde el sector, los profesionales aseguran que esto ha producido una creciente necesidad de formación de profesionales, tanto para comenzar a trabajar en esta área o si ya lo están para permitir el desarrollo o actualizarse.

Existen centros que han optado por formar expertos en estos temas, incluso universidades como la valenciana que antes ofertaban un solo postgrado y ahora también tienen varios cursos dirigidos a este tema.

¿Qué perfiles se necesitan para trabajar en el sector de la reproducción asistida?

Pues varios del sector de la salud, por mencionar algunos: médicos, enfermeros, biólogos, personal de farmacia, bioquímicos, psicólogos, biotecnólogos,etc. En resumen que el área biosanitaria tiene un buen sitio desde el que ir desarrollando una carrera profesional en este ámbito si tienen una buena formación en este campo.

Lo que se busca es que se vayan supliendo las carencias a nivel formativo que hay actualmente en la formación reglada.

Un ejemplo es lo que sucede en el Grado de Psicología, en el cual no hay una especialización concreta en este ámbito de la salud. De esta forma los profesionales pueden llegan a conseguir una perspectiva holística del proceso, con una especial atención a los aspectos psicosociales, junto con toda una base teórica y médica que es necesaria.

Una buena marcha que ni la crisis logró parar

Ni en los años más duros de la crisis económico se frenó el crecimiento del número de tratamientos en el campo de la infertilidad.  Los datos actuales que emitió DBK dejaron claro que se ha producido un crecimiento de entre el 9% y el 11% en cuanto a la demanda de tratamiento, tanto por personas de nuestro país como de las provenientes de otros países.

El aumento que se ha producido en la demanda de este tipo de profesionales, hace preciso que deban cubrirse diversidad de puestos, ya que no solo se necesitan ginecólogos, biólogos, enfermeras o psicólogos, otros campos como gabinetes de prensa, gabinete jurídico para abogados especialistas en estos casos, tienen que estar formados en infertilidad y conocer la problemática y lo que es necesario saber en un sector en alza como es este.

Como has podido ver, las posibilidades que tiene el mundo de la reproducción asistida son enormes y no solo no tiene pinta de menguar, sino que las perspectivas de crecimiento de este tipo de servicio sanitario son inmejorables, pues cada vez se posterga más la paternidad y esto hace que sea más común tener que acudir a este tipo de servicios en el campo de la salud.