Vacaciones decorativas

Vacaciones decorativas

Fresh-fruit-green-font-b-polka-b-font-font-b-dot-b-font-piece-set-flannel

No es extraño que se utilicen estas fechas de vacaciones, tanto adultas en muchos casos como juveniles o infantiles, para hacer esa reforma que querías o redecorar una o todas las habitaciones. En mi caso por ejemplo estamos pintando toda la casa y cambiando la habitación de los peques y, la verdad, es que nos faltan ideas. Comprar muebles online hoy en día es muy sencillo, en páginas como la de esta tienda de muebles online puedes encontrar de todo y a precios increíbles, algo que te resuelve la papeleta, pero a veces, aunque lo veas todo, no terminas de encajarlo en tu cabeza y necesitas más ideas externas.

Pues bien, además de preguntar a vecinos, amigos y familiares, siempre tienes la posibilidad de contratar a un decorador, pero claro, en ocasiones esto resulta demasiado caro o se nos va de presupuesto así que os ofrezco otra idea, Internet. En webs como Decoideas podéis encontrar imágenes de habitaciones juveniles para todos los gustos, y mucho más por supuesto, y como ésta, hay otras cientos de páginas web que pueden echarte una mano fácilmente para que todo lo demás lo hagas por ti mismo.

Puedes hasta comprar esa cama infantil tan original con forma de coche deportivo o barco velero por ejemplo de manera online y sin moverte de casa. Y así, mientras esperas que llegue, puedes ir vaciando habitaciones, pintando o distribuyendo el resto de muebles según más te convenga.

A veces, pensar en hacer las cosas se hace tan cuesta arriba que aún no has empezado a mover nada y ya te ha dado tanto agobio que has perdido las ganas de reformar o redecorar nada, y eso no puede ser. Lo ideal es que puedas formarte la idea en la cabeza y que con cuatro clicks y tu entusiasmo por hacer las cosas puedas moverte con eficacia sobre el terreno y no se haga el trabajo como si fuera un sacrificio o un castigo porque hacer algo así, tú mismo y por tu cuenta, debe ser un momento y un espacio de creatividad para toda la familia, incluyendo a los más pequeños que participen en el trabajo. Ha de ser algo especial que haces en tu tiempo libre como una gran idea a la que luego sacarás provecho el resto del año y no puede convertirse en un calvario en el que dedicas tu tiempo libre sin demasiadas ganas.

Y es que eso es algo que a veces hacemos mal los padres. Como queremos acabar pronto impedimos que los niños participen y los apartamos el trabajo perdiendo, de este modo, la oportunidad de pasar tiempo con ellos y compartir nuestras y sus ideas, porque no nos damos cuenta de que algunas de sus ideas son maravillosas. Puede que en lugar de dos días tardemos tres, o en lugar de tres sean cinco los días dedicados a ello pero es que merecen la pena esos días demás, al menos para mí y para muchas otras personas que valoramos esos minutos de risas y de compañía junto a los más pequeños de la casa.