Un buen momento para apostar por la joyería

Un buen momento para apostar por la joyería

El mercado del lujo es uno de los que más quebraderos de cabeza da a sus responsables. El enorme valor de sus productos y la gran cantidad de problemas que se ocasionan con relación a los robos en los establecimientos son solo dos de los problemas que más temen los principales dirigentes y trabajadores del sector. Y es que trabajar en una joyería es mucho más que ponerse detrás de un mostrador a vender una gama determinada de productos. Ese solo es un 10% del trabajo total de este negocio.

Además, se trata de un negocio en el que las barreras de entrada son muy restrictivas como consecuencia del hecho de que los precios del material que se venden son, por lo general, elevados. Es evidente que para obtener la rentabilidad que hace prosperar a cualquier empresa es necesario vender mucho y darse a conocer de un modo incipiente entre nuestro público objetivo. Y eso es algo que, por desgracia, no todo el mundo consigue en el sector del mercado del lujo y la joyería.

La crisis económica que hemos padecido durante la última década ha hecho mella en el sector. Según un artículo publicado en el diario Economía Digital en mayo del año pasado, la crisis había provocado que las joyerías catalanas, por ejemplo, facturaran un 52% menos y que la mitad tuvieran que cerrar sus puertas como consecuencia de la falta de ingresos. En los tiempos de crisis siempre han salido perjudicados los negocios que han dispuesto de artículos de más calidad y de lujo y eso lo han notado las joyerías españolas.

Sin embargo, es cierto decir que no todas las noticias han sido malas para el sector en los últimos tiempos. Es cierto que los años en los que nos encontramos ahora no son iguales que en los que la crisis estaba agudizándose, tal como sucedía desde 2008 hasta 2014 ó 2015. Es ese el motivo que hace que el sector de la joyería aumentara su volumen de negocio alrededor de un 3% en 2016, tal y como informaba un artículo del portal web Modaes.

En lo que respecta a la actualidad, el mercado de la joyería va creciendo de una manera lenta y progresiva, que permite afirmar que los efectos de la crisis ya han pasado pero que todavía falta trabajo por hacer. Así nos lo han afirmado desde Joyería Lorena, uno de los negocios que trabajan en este entorno y que ha sobrevivido a los efectos de la economía de la última década. Desde esta entidad apuntan que, efectivamente, el número de personas que están comenzando a acudir de nuevo a este tipo de establecimientos se va recuperando poco a poco.

Un futuro incierto

La verdad es que no se puede decir que el futuro del sector esté asegurado al 100%. Por una parte podríamos decir que es difícil, puesto que la gente cada vez está más dispuesta a adquirir productos low-cost, también incluso en un mercado como este. Pero por otra parte podríamos afirmar que existe futuro puesto que, al reducirse la cantidad de negocios que se dedican a esta actividad, aumenta de manera exponencial el volumen de público objetivo al que tiene acceso cada uno de ellos.

Es evidente que este es un sector que ha necesitado reinventarse en cierta medida y que quienes lo han hecho son precisamente los que han conseguido sobrevivir a los envites de la crisis de este siglo. La jugada les ha salido genial, pero el mejor consejo que les podemos dar a todos los emprendedores que tienen relación con esta actividad es que la relajación no debe tener cabida dentro de sus locales y rutinas. Seguir innovando es una apuesta que solo puede salir bien y es lo que están haciendo multitud de joyerías mediante su adaptación a Internet y las redes sociales.

Es probable que todas esas entidades que están apostando por ello consigan grandes beneficios en el futuro. No cabe duda de que el ecommerce está teniendo cada día una importancia mayor y es precisamente eso lo que puede dar un espaldarazo tremendo al sector. Un sector que lo ha pasado realmente mal pero que de nuevo está recuperando su fuerza y su esplendor. Un sector que va a seguir creciendo en los próximos años y por el que apostar es siempre una opción eficaz.