Reformas que cierran negocios

Reformas que cierran negocios

garantia

Para cualquier reforma o mejora en la empresa hay que contar con los mejores en cada sector que no son necesariamente los más caros pero, sea como sea, no se puede escatimar en gastos en este sentido. Lo que quiero decir es que si tu empresa necesita cambiar la instalación eléctrica cuentes con un buen electricista que traiga los mejores materiales y si necesitar cambiar las tuberías de polietileno o las instalaciones del aire acondicionado cuentes con Repolen que es una de las mejores empresas de fabricación de este tipo de tuberías.

Una mala reforma en tu empresa puede costarte mucho económicamente hablando pero, no sólo por el coste de una segunda reforma si la primera no sale del todo bien, sino también por la falta de beneficios que tendrías si has de parar tu actividad laboral demasiado tiempo y eso por no hablar de que cambiar algo ahora para arreglar un problema y utilizar malos materiales puede provocar que en un corto periodo de tiempo tengas que realizar otro desembolso de dinero para arreglar otra cosa con la que no contabas. Y es que a veces lo barato sale caro, ya se sabe.

Imaginémonos por ejemplo un comercio en un gran centro comercial que necesita cerrar un día para arreglar las tuberías de toda la tienda. Con suerte es sólo un día de pérdidas porque en raras ocasiones consigues que vengan trabajadores a realizar las obras en domingo, pero puede que la cosa se alargue a dos o tres días. No sólo hablamos, por tanto, del gasto de dinero que debe hacer el dueño del establecimiento para llevar a cabo este arreglo tan necesario, sino de la falta de beneficios que tiene esos dos o tres días de cierre. La conclusión siempre será que es una gran pérdida económica y que cuanto menos tiempo permanezca el comercio cerrado muchísimo mejor.

Obviamente esto se podría aplicar al hogar porque a nadie le gusta que tarden demasiado los albañiles o los obreros en arreglarles algo en casa. Imaginémonos por ejemplo un fontanero que tarda una semana en arreglarte el baño y no puedes usarlo para nada durante ese tiempo. Menuda gracia sería… ¿dónde nos cuchamos? ¿en el gimnasio? Lo único que digo es que para esa persona, que es un particular, el gasto económico se resume en el desembolso de dinero que haya de pagarle a ese fontanero y la incomodidad por la que pasará esa semana mientras que para el empresario esa pérdida monetaria se incrementa notablemente.

Es por eso que, si ya para nuestra casa hemos de buscar a unos buenos profesionales y utilizar unos materiales de verdadera calidad, que sean duraderos y eficaces, para nuestra empresa esto se multiplica por mil y debemos tener plena confianza en quién llamamos y en los materiales que nos traen para realizar su trabajo e instalárnoslos en nuestro establecimiento y, desgraciadamente, a no ser que seas un experto, la mayoría de las personas hemos de fiarnos de las marcas que conocemos o de nuestro colega de confianza porque, de lo contrario, no podríamos diferencias un buen cable de luz de uno más buen malo.