Rediseñando el estilo de mi joyería

Rediseñando el estilo de mi joyería

Cuando un emprendedor alquila un local para poner en práctica una actividad, debe constatar que los muebles del establecimiento cumplan con los requisitos necesarios para llevar a cabo esa actividad. Lamentablemente, eso no es posible en la mayor parte de los casos, por lo que en dichas ocasiones no nos queda más remedio que hacernos por nuestra cuenta ese mobiliario que demandamos.

Si el negocio que pretendemos llevar a cabo es una joyería, el mobiliario entonces duplica su importancia. Este tipo de locales suele contar con armarios, cajones y demás muebles que sirven no solo para guardar los diferentes accesorios, sino también para exponerlos. Y que sean visibles visibles para nuestros clientes en un mobiliario de primera calidad es importante. Y es que el modo en el que se presentan los productos es fundamental.

Mi familia ha ostentado una joyería desde hace varias décadas. En la actualidad, soy yo quien se encarga de gestionar el negocio, algo que no ha carecido de dificultad y que ha sufrido algunos cambios de un tiempo a esta parte, como una mudanza a otro local de la misma zona en la que operaba con anterioridad. Un local cuyas dimensiones son parecidas y cuyo alquiler es mucho más económico.

Cuando me estaba encargando de la mudanza me paré a pensar si no sería una gran idea cambiar el mobiliario del negocio. El antiguo estaba empezando a quedarse bastante anticuado, lo que no contribuía positivamente a que las joyas que estaban a la venta destacaran de la forma en la que yo quería. Al preguntarle al dueño del local por el asunto, me comunicó que, lamentablemente, no se podía hacer cargo de ello. Justo lo que me esperaba.

Si quería llevar a efecto esa transformación que deseaba para la joyería, tendría que encargarme por mí mismo y asumir todos los gastos que de ello se dedivaran. A partir de ese momento, me dediqué a buscar un proveedor que me surtiera los elementos que yo andaba buscando a un precio razonable y asumible para mi economía, que por entonces no era demasiado boyante.

Tras una primera exploración infructuosa, uno de mis amigos me habló de Sidón Armarios, una entidad que se encarga de suministrar un mobiliario que no solo es de buena calidad sino que, además, transforma con su presencia un local gracias a su toque moderno y reconocible. Rápidamente, cogí el ordenador para visitar la página web de dicha entidad y, al observar el tipo de muebles que ofertaba, decidí que visitaría la tienda física con la intención de hacer un pedido. Podría estar ante una gran oportunidad para relanzar mi negocio y no estaba dispuesto a dejarla escapar.

Una decisión más que acertada

Así lo hice y, desde luego, no terminé decepcionado. En Sidón Armarios pude encontrar varios de los muebles y accesorios que más falta le hacían a mi negocio, como por ejemplo una bandeja multifunción con compartimentos extensibles que me resultaría muy útil para exponer y guardar diferentes modelos de pulseras o anillos, entre otros elementos.

Como, además, podía hacerme con elementos tan útiles como ese a un precio que no me descuadraba el presupuesto para acometer la remodelación, decidí comprar varios. Estaba seguro de que su adquisición jugaría en pos de la mejora de la presencia de mis productos. Ese era mi principal cometido. Así que no tenía casi ni que pensarlo.

Cuando conseguí esas bandejas multifunción todo cambió por completo. Inmediatamente me di cuenta de que mis clientes miraban con mucho más interés las piezas que les mostraba en ella y, por ende, se animaban a comprar en mayor medida. Esto ha permitido que, en la actualidad, haya conseguido un repunte económico para mi negocio que no es nada desdeñable teniendo en cuenta la coyuntura económica que hemos venido viviendo en España desde hace ya casi una década.

Ahora miro al futuro con mucha más tranquilidad. Y es que darle un giro al estilo de nuestro local puede ser la base de nuestro nuevo éxito.