Mi propio negocio

Mi propio negocio

Cuando terminé la facultad y me especialicé en mis estudios en el mundo de las empresas, decidí que en vez de echar currículum por empresas y comenzar desde abajo, como becario ( sin ánimo de despreciar su función), pensé en crear mi propia empresa. Y desde muy joven había trabajado en diversos trabajos para poder tener mis ahorros, que sumado a las ayudas de mis padres hicieron que tuviera unos buenos ahorros para comenzar en el mundo empresarial. Lo primero que tienes que hacer es tener una sitio físico para poder montar tu negocio o despacho para así poder hacer las gestiones necesarias. Como soy de Barcelona busqué una empresa que se dedicase a la gestión de despachos y oficinas por la ciudad condal. Es así como conocí a la empresa Cacplus, la cual efectivamente se dedicaba a la gestión de distintos oficinas por toda Barcelona.

Una de las ventajas de contratar a esta empresa es que ellos se actúan como intermediarios entre los propietarios de los locales o edificios donde se encuentran ubicadas las oficinas y los usuarios de dichas oficinas. Los pago mensuales, cualquier problema, etc, solo tienes que ponerte en contacto con ellos para que gestionen todo con los propietarios.

Otra cosa que me vino bastante bien con la empresa Cacplus es, que a ellos les expuse mis ideas y mis intenciones, les hablé del capital que iba a destinar al alquiler, del espacio que pensaba que necesitaría y así ellos buscaban varias soluciones en cuanto un buen despacho que se adaptara a mis necesidades. De hecho, me enseñaron bastantes despachos acorde a mi presupuesto y la verdad que todos eran muy parecidos, más que ubicados en distintas zonas. Y es que lo que me asombró bastante es la cantidad de dinero que se llega a pagar en diferencia de un despacho dependiendo de la zona: no es lo mismo estar en una zona empresarial donde se reúnen varias empresas, o despachos en edificios con ciertas características histórico-arquitectónicas como puede ser un edificio clásico… Aunque también me dieron otra idea y que al parecer se esta poniendo de moda en el mundo empresarial, sobre todo de los nuevos y jóvenes emprendedores que es la de alquilar una oficina de buenas características (zona empresarial, buenas vistas, bien comunicada) pero compartidas. Una de las empleadas de esta empresa me llevó a conocer varias de estas oficinas y me explicó que se trata de buenos despachos y que una vez en el interior del mismo se comparte espacio al igual que los gastos. La mayoría de estos usuarios eran nuevos emprendedores como lo era yo. Así que,fui convencida de formar parte de uno de estos despachos. Por supuesto ellos se encargaban de dividir el espacio y del tema de los cobros. Una de las cosas positivas que tenía el compartir espacio físico con gente de actitud similar a la tuya es que compartes experiencias del mundo empresarial, sobre todo como gente novata, que te ayuda a tener ideas para poder seguir con ello.

COMENZAR UN NEGOCIO, NUNCA ES FÁCIL

He de reconocer que el contactar con esta empresa me ahorró mucho tiempo ya que hubiera gastado ese tiempo en buscar por una gran ciudad como lo es Barcelona, tiempo en hablar con cada uno de los propietarios de los locales, me ahorro el papeleo y la gestión.

Y es que siempre me gusto mucho el hacer deporte de aventuras y todo los relacionado con el medio ambiente. Me propuse crear una empresa de ocio y tiempo libre. Pero hay que ser realistas, y es que hoy en día con la crisis económica actual las cosas están muy difíciles sobre todo para empezar con una empresa. En los bancos no son más que pegas y mas viendo que eres una joven emprendedora.

Si no fuera por los ahorros que tengo, la ayuda de mis padres y sobre todo del esfuerzo y sacrificio de una misma no hubiera sido posible empezar la empresa. Hizo falta mucho tiempo y dedicación, mucho sacrificio, pero poco a poco fue tomando forma y los frutos fueron apareciendo. Pero ya no sólo los frutos económicos, ya va mas allá, los frutos personales. Satisfacer las necesidades de mis clientes.