Los hoteles de lujo han de cuidar al máximo todos los servicios que ofrecen

Cuidar siempre los detalles es una máxima que todos los que tenemos negocios o atendemos al público deberíamos de cuidar y es que, aunque no siempre es fácil, lo cierto es que es la primera impresión que se lleva el cliente y, en este sentido, de nosotros y de nuestros detalles depende en gran medida que vuelva o no.

Así, como os imagináis, esto no es algo que sepamos solo nosotros, puesto que los hoteles de lujo han incrementado un 35% su negocio y esto se debe, en parte, al sumo cuidado que tienen con los clientes y con los detalles. Por ello, a lo largo de este post os queremos mostrar cuales son esos detalles, esas pinceladas que convierten a un hotel normal en un hotel de lujo y que, sin duda alguna, lo convierten en más apetecible para todos los clientes:

  • No escatimar en enchufes. Hoy en día todos tenemos más de un dispositivo que necesita recargarse diariamente, como el móvil, el ordenador, la batería portátil, el reloj, la tablet…, lo que hace que sea fundamental tener varias alternativas para poder enchufarlos. Además, si hay algunos enchufes cerca de la cama mucho mejor ya que muchas veces de forma consciente o inconsciente queremos utilizar el ordenador o el móvil estando tumbados en la cama.
  • Caja de seguridad. Una caja de seguridad electrónica y de buenas dimensiones no puede faltar en una habitación de lujo para guardar nuestras pertenencias más preciadas.
  • Wifi gratis y de calidad. Si bien este es uno de los servicios más nuevos que han añadido los hoteles, lo cierto es que este servicio se ha convertido rápidamente en algo fundamental para cualquier viajero. De hecho, hoy en día ya ni siquiera en hoteles económicos se puede entender que tenga un coste extra, especialmente en la habitación, por lo que en un hotel de lujo este servicio debe ser sin coste en todo el hotel. Además, como os decimos, debe ofrecer una conexión de calidad.
  • Amenities de calidad. Este es un ítem donde el establecimiento tiene la posibilidad de desplegar su creatividad y sorprender gratamente. Desde incluir elementos que no esperaba el cliente hasta brindar artículos de gran calidad. En este sentido, por ejemplo, las Royal Suites de algunos de los hoteles más importantes del mundo incluyen amenities de diferentes marcas de prestigio. Por ello, si vosotros tenéis un establecimiento hotelero y no queréis fallar a vuestros clientes, nosotros os recomendamos que os paséis por Essensix para ver su amplio catálogo de amenities, dado que seguro que acabaréis cogiendo algo para sorprender a vuestros huéspedes.
  • Secador de cabello. Si vamos a un hotel de lujo siempre esperamos que haya un buen secador de pelo y es que, para muchos de nosotros, tener que llevarlo, por más pequeño que este sea, siempre es un incordio debido a que nos ocupa bastante especio en la maleta.
  • Toallas y batas. Muchos de nosotros nos duchamos hasta dos veces al día y, cuando esto ocurre, ninguno de nosotros queremos tener que llamar a recepción para pedir otras toallas. Por eso, en los hoteles de lujo, siempre ha de haber al menos dos por persona. Asimismo, también es de apreciar que te dejen una bata para la salida del baño.
  • Es necesario tener bastante espacio para guardar nuestro equipaje. Tanto en la habitación como en el baño debe haber suficientes muebles que permitan guardar de manera cómoda todo el equipaje. Esto incluye también una buena cantidad de perchas que sean suficientes para que pueda mantenerse la ropa en buenas condiciones.
  • Buenos cerramientos. Ya sea por trabajo o por el motivo que fuere, muchos de nosotros, a veces, tenemos que dormir durante el día, por lo que si nos alojamos en un hotel de calidad es fundamental poder aislarse bien del exterior en cualquier momento del día. Por eso la habitación debe tener muy buenas cortinas opacas y buenos aislantes que minimicen completamente los ruidos del exterior.
  • Servicio de habitaciones 24 horas. Un buen servicio a la habitación es muy importante. Desde ofrecer una carta clara que explique detalladamente cada plato, hasta un tiempo rápido de entrega del pedido, pasando por una buena atención al huésped cuando lo solicita.

Botellas de agua a disposición del cliente, algo muy simple pero muy valorado

Ofrecer siempre agua a los clientes es uno de los detalles más simples que podemos llevar a cabo cuando tenemos un hotel de cualquier categoría, aunque en especial en los de lujo. Y es que este sencillo gesto se debería de tener con todos los huéspedes, aunque en especial en destinos donde no se puede consumir el agua del grifo, pero, de todas maneras, como os decimos, es un buen detalle que debería estar presente en todo hotel independientemente de su categoría. Además, a diferencia del servicio de minibar, el cual también es interesante que tenga un hotel de lujo, las botellas de agua siempre deberían ser gratis y es importante que se repongan cada día para que el cliente pueda disfrutar de ellas.