Las nuevas tecnologías: grandes amigas del obrero

Las nuevas tecnologías: grandes amigas del obrero

imagescasnhyqs

Dicen que el siglo XXI es el siglo de la informática y de las nuevas tecnologías y probablemente tienen razón con esta afirmación porque actualmente es un gran error para cualquier empresa, por pequeña o grande que sea, pasar por alto este tema y uno de los mayores ahorros de este siglo se encuentra precisamente en este sector, en la automatización y la robótica industrial, donde destaca con gran notoriedad Taldec, una empresa especializada en hacernos la vida un poco más cómoda laboralmente hablando.

La maquinaria industrial y la robótica podían dar miedo al trabajador allá por los años 90 donde parecía que despedían mano de obra y compraban este tipo de maquinaria pero la realidad es que era una idea totalmente falsa, tanto por parte de los empresarios que se empeñaban en sustituir mano humana por brazos robóticos, como por los empleados que temblaban remedio ante tal posible despido.

La realidad de hoy en día es que una empresa o fábrica que se precie debe formar a sus trabajadores para que sepan trabajar y manejar toda esta maquinaria con el fin de ganar tiempo y productividad pero la mano de obra humana siempre será necesaria para la vigilancia de esas máquinas, la preparación de las mismas, la puesta a punto, la resolución de problemas, el control de las cintas de fabricación, etc, etc, etc.

Lo que debe hacer el trabajador, así como el empresario, es perderle el miedo a la ingeniería que puede ayudar a que su vida se más sencilla y, por supuesto, formarse para manejarla con eficiencia.

Las fábricas actuales compaginan el trabajo manual, preciso y artesano que aporta gran calidad a sus productos con el trabajo en cadena que máquinas y robots pueden hacer a gran velocidad y mayor escala, y ahí es donde radica la clave del éxito porque aquella empresa que basa su producción en el trabajo, comúnmente llamado “de chinos” donde la maquinaria brilla por su ausencia y son los trabajadores los que se dejan los ojos y las manos para poder ir a un buen ritmo de producción lo que está haciendo es no cuidar a sus empleados, sobrecargarlos y exponerlos a diferentes enfermedades causadas por el estrés y daños físicos. Pero aquella empresa que sólo trabaja, o casi sólo trabaja, con maquinaria industrial y robótica está creando productos masivos sin originalidad y sin una marca real, y eso por no hablar d ela cantidad de problemas que tienen si falla algo en su cadena de producción porque no tiene empleados que puedan suplir esa falta o esa avería.

En mi opinión la empresa del siglo XXI es aquella que sabe combinar tecnología y grandes trabajadores. Es aquella que cuida a sus empleados y que favorece la calidad de sus condiciones de trabajo ayudándoles día a día con las mejores tecnologías que pueda incorporar a su cadena de producción, montaje o distribución. Porque sea el sector que sea el que abarque dicha empresa siempre habrá algo nuevo que pueda mejorar dicha producción.