Las clínicas dentales: problemas del pasado y retos de futuro

Las clínicas dentales: problemas del pasado y retos de futuro

Hay un negocio en nuestro país que está en pleno crecimiento y que no ha vivido momentos precisamente positivos a lo largo de su historia. Hablamos de instituciones que están ligadas al ámbito de la salud, y más concretamente a las que tienen que ver con el cuidado dental de la población. En España, este tipo de negocios ha tenido una misión más que complicada desde que comenzara su existencia: la de conseguir que la población española, que ha sido muy reticente en lo que tiene que ver con el cuidado de sus dientes, haya decidido apostar por el cuidado de su boca después de todo.

La verdad es que no ha ayudado demasiado un sector como lo es el público, que debería haber promocionado la salud dental tal y como hacen países del centro y el norte de Europa, con resultados que son realmente espectaculares. Tampoco ha habido suficientes ayudas en lo que respecta a las pequeñas y medianas empresas del sector, las clínicas, que son las que se tienen que ganar con el sudor de su frente la confianza del cliente. Es momento, por lo tanto, de empezar a tomar cartas en el asunto para mejorar la salud de estos negocios.

Vamos a poner dos ejemplos para comprobar las dificultades con las que lidian las clínicas dentales en nuestro país.

Son muchas las clínicas dentales que operan en España y que se han encontrado con el mismo problema tradicionalmente en nuestro país: la falta de apuesta de la gente por su salud bucodental. Es algo que nos han transmitido recientemente desde una entidad como lo es Consejo Dentistas, especializada en ofrecer todo tipo de consejos y recordatorios a las clínicas dentales que operan en el interior de nuestras fronteras y que ha sido un elemento de utilidad para las empresas que tienen cualquier tipo de relación con el sector.

Mejorar la salud bucodental de la gente es imprescindible

Hay algo que es ineludible para cualquier persona que se dedique a la odontología en España: mejorar la salud bucodental de los españoles, algo que es necesario y para lo que todavía tenemos mucho margen de mejora. España sigue siendo uno de los países que menos cuida de su salud bucodental de toda Europa y es evidente que tenemos que poner el foto en este tipo de asuntos si lo que queremos es hacer de este país un lugar en el que la sanidad sea una apuesta en firme.

Para conseguir las mejoras por las que todos suspiramos, hay algo que tenemos que tener en cuenta: hace falta una verdadera campaña publicitaria que haga que la gente se dé cuenta, de verdad, de todos los riesgos que están asociados a un mal cuidado de nuestros dientes, de nuestra lengua y de nuestra boca en general. Si somos capaces de conseguir eso, entonces España dejará de estar a la cola en lo que a salud bucodental se refiere. Porque un país como el nuestro no merece, desde luego, los datos de los que hemos hablado y que todavía nos está costando demasiado esfuerzo revertir.

Un cuidado perfecto de nuestra boca habla a la perfección de nosotros y nosotras. El caso contrario, el de una boca descuidada y a merced de elementos como la caries, hace que nuestra imagen se devalúe como no lo ha hecho en ningún otro momento de nuestra existencia. No cabe la menor duda de que una boca perfecta es una de las mejores maneras de presentarse en público. Pero parece que en España todavía nos hace falta un empujón para darnos cuenta de ello y conseguirlo. Eso sí: disponemos de los mejores profesionales para tratar de conseguir este objetivo. Esa es la base para soñar con que podemos ver mejorada nuestra salud bucodental en España.