La pizarra en el norte de España y sus usos en la vida cotidiana

La pizarra en el norte de España y sus usos en la vida cotidiana

Los alrededores de la ciudad donde yo resido son conocidos por ser tradicionalmente una zona pizarrera. Existen empresas que se dedican a este sector industrial, algunas tomando como modelo a Ardoises, también conocida aquí como Pizarras y Derivados, una de las mayores compañías de España dedicada al mundo de la pizarra y con una gran tradición familiar. Todo un saber hacer que se demuestra en lo mucho que se demandan sus exportaciones desde los países del extranjero.

En España los yacimientos más importantes y, por tanto, las zonas de mayor extracción de pizarra son Galicia y León. Antiguamente la pizarra se extraía manualmente para su empleo en las casas y construcciones más próximas, siendo el propio cantero la mayoría de las veces el encargado de colocar las láminas, normalmente irregulares, en la propia construcción. De aquellos tiempos a día de hoy el mundo de la pizarra ha evolucionado muchísimo, no solo por el modo de extracción, sino también por la variedad de los mercados a los que va destinada, e incluso por las medidas de seguridad de su personal, las normas de calidad exigidas y la normativa de protección del medio ambiente. En la actualidad, las empresas están muy mecanizadas, ya que se mueven volúmenes muy importantes de extracción en las canteras, y se dedican no solo a la extracción, sino también a la fabricación, comercialización e inclusión exportación del producto.

La pizarra se usó tradicionalmente en el mundo de la construcción siendo un material muy apreciado por su dureza, impermeabilidad y un buen aislante para el frío, calor y nieve, por lo que siempre fue muy usado en tejados, y sobre todo cuando a una construcción se le quería aportar majestuosidad se acudía a ella, como para cubrir iglesias, monasterios, torreones, palacios, etc.

Hoy su uso se ha ido diversificando y aunque su principal utilización sigue siendo en el mundo de la construcción, la podemos encontrar tanto en el interior como en el exterior de las edificaciones, ya que es un material que está muy de moda, y es muy utilizado en la decoración. En estancias interiores de la casa la podemos encontrar cubriendo paredes, en el suelo de un cuarto de baño, enmarcando una chimenea, a modo de zócalo, etc. En cuanto en el exterior, la vemos en muros, pasillos y caminos de jardines, fuentes, maceteros, etc.

Pero aparte de estos usos, hoy la pizarra también está presente en la hostelería, se comercializa tratada con unos aceites especiales, y en ella se presentan las más exquisitas recetas donde el colorido de los alimentos destaca especialmente sobre el color grisáceo característico de la pizarra. Están muy de moda las bandejas, platos, bajoplatos, como tabla para quesos, para aperitivos…, y como detalle decorativo en bodas, bautizos o cualquier otro evento para señalar, e incluso para informar a los comensales, como en carteles de pizarras con formas muy originales y delicadas, como pueden ser corazones, nubes, caballetes, pinzas de la ropa, etc.

Y aunque es un material distinto, ya que es pintura, actualmente también se utiliza la pizarra en este formato, sobre todo en habitaciones infantiles, pues pueden se pueden usar en una pared para pintar, hacer los deberes, escribir, etc. Y también en la cocina, poniéndola en una columna o en una pared para hacer la lista de la compra, una frase para recordar.

En definitiva, es un material con mucha importancia económica en nuestro país y con una industria a la que debemos prestar mucha atención.