cropped-a340b29077084fe9ada9c921cc82b33b.png
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
shutterstock_2256154623(FILEminimizer)

Huesos, músculos y articulaciones: la tríada de la salud física

Si quieres tener una postura sana y erguida, tienes que fortalecer tu espalda. Además de los músculos, nuestro cuerpo también se mantiene unido por huesos, tendones y articulaciones. La dieta adecuada, así como una cantidad saludable de ejercicio, previene muchas dolencias y enfermedades.

¿Te gusta hacer ejercicio? ¿Sin dolor, cirugía o medicación? ¿Quién no quiere eso? La interacción de huesos, músculos y articulaciones es de importancia central. Desafortunadamente, se desequilibra en la vida cotidiana, tanto debido a lesiones deportivas como debido a cargas incorrectas, por ejemplo, en el trabajo. Lee aquí cómo los huesos, músculos y articulaciones influyen en tu salud y cómo puedes intervenir para promoverla.

¿Cuál es la importancia de los músculos, huesos y articulaciones para nuestro cuerpo?

Los tendones, ligamentos y músculos están diseñados para contraer huesos y articulaciones y, por lo tanto, forman la base para un esqueleto erguido y movimientos fluidos. Las alteraciones en la interacción pueden afectar la salud y provocar dolor.

Si los huesos, tendones, músculos y articulaciones trabajan juntos sin problemas, puedes esperar un sistema musculoesquelético saludable y una vida saludable en la vejez. Un aparato de soporte funcional y un esqueleto sano se acompañan de numerosos efectos positivos:

  • Movilidad y ausencia de dolor (especialmente el dolor articular en las caderas o las rodillas se vuelve menos probable).
  • Más disfrute del movimiento, y también en la vida cotidiana.
  • Es mucho menos probable tener que tomar analgésicos y otros medicamentos.
  • Evitan posturas de alivio, acortamiento de las fibras musculares y falta de ejercicio.
  • Prevención de enfermedades asociadas con la falta de ejercicio (incluidas las enfermedades del estilo de vida, como las quejas del sistema cardiovascular o retención de agua en el tejido).

Esto deja claro que los músculos, huesos y articulaciones son de importancia central para el esqueleto y la salud general de los seres humanos.

¿Qué enfermedades existen que afectan a los huesos, músculos y articulaciones?

Si los músculos, los huesos y las articulaciones no trabajan juntos armoniosamente, esto puede provocar enfermedades crónicas como el reumatismo, la osteoartritis o la osteoporosis, pero también quejas agudas como vainas tendinosas inflamadas, dolor de espalda o hernias discales.

Las causas de las quejas de los huesos, músculos y articulaciones se localizan de diferentes maneras: Las enfermedades crónicas del aparato de soporte a menudo son causadas por la genética, pero también por el envejecimiento físico y los signos de desgaste.

Para fenómenos temporales como hernias discales, la tensión incorrecta en los músculos en forma de postura unilateral y poco saludable es particularmente adecuada. La sobrecarga de las fibras musculares (por ejemplo, con el ratón de ordenador) a menudo conduce a la tendinitis de los músculos afectados.

Y los accidentes también pueden tener un impacto en el sistema esquelético y la salud. Las consecuencias de un accidente son múltiples:

  • Lesiones agudas.
  • Distensiones.
  • Grietas en los ligamentos.

Las enfermedades del aparato de soporte generalmente afectan la espalda, las caderas, la parte inferior de las piernas o las rodillas. Las enfermedades de estas áreas del cuerpo suelen ser muy dolorosas y limitan la alegría de vivir.

La forma en que se desarrollan los problemas con los huesos, los músculos y las articulaciones depende de varios factores. No solo la gravedad de la enfermedad, sino también el curso y el estilo de vida individual de una persona juegan un papel. Un cambio en los hábitos diarios a veces puede hacer maravillas, tanto en términos de rehabilitación como de prevención de recaídas a largo plazo.

¿Quién cuida de los huesos, músculos y articulaciones enfermos?

Los problemas con los huesos, músculos y articulaciones son la especialidad de los ortopedistas, cirujanos traumatólogos y médicos deportivos. Dependiendo de la enfermedad, el pronóstico y la causa, una visita a este o aquel especialista es más apropiada.

La ortopedia es una especialidad de la medicina que se ocupa de la prevención, diagnóstico y tratamiento de enfermedades congénitas o adquiridas del sistema musculoesquelético y dolor crónico y agudo asociado. Sobre todo, las enfermedades articulares, los problemas de salud con el cartílago y las restricciones articulares pertenecen al área de responsabilidad de la ortopedia.

La ortopedia es adyacente a los campos de la medicina deportiva y la cirugía de trauma. La medicina deportiva y la cirugía de trauma se ocupan de los accidentes en general y de los accidentes deportivos (por ejemplo, ligamentos rotos) en particular. Por lo tanto, se entienden cada vez más como una especialidad. Así que los límites entre las tres direcciones son fluidos.

Es bueno saber: El primer punto de contacto es siempre el médico de familia o un médico general. Si es necesario, el médico emitirá una referencia a un especialista; en la mayoría de los casos, se trata de un cirujano ortopédico.

¿Cómo es el tratamiento de los huesos, músculos y articulaciones?

La ortopedia utiliza varios métodos de tratamiento, como procedimientos quirúrgicos y tratamientos conservadores con medicamentos o fisioterapia. Como regla general, cuanto antes se utilicen estos métodos conservadores, más favorable será el curso de la enfermedad.

Los siguientes métodos conservadores de tratamiento son adecuados:

  • Administración de medicamentos.
  • Aplicación de ungüentos y tinturas.
  • Diversos procedimientos físicos y fisioterapéuticos, que a menudo se prescriben de forma preventiva y para mantener la salud.

Los ejercicios también son una parte esencial de la prevención de recaídas. Además, a menudo se usan órtesis. En el caso de un ligamento roto en la articulación del tobillo, se aplica un vendaje en el pie y la parte inferior de la pierna, lo que permite que los ligamentos dañados se contraigan juntos. Esto también debe usarse permanentemente para apoyar el proceso de curación.

Los métodos de tratamiento enumerados se basan en el mismo principio: iniciativa. Solo si te mantienes en forma y, en particular, realizas constantemente los ejercicios físicos prescritos, te permitirás vivir una vida saludable y libre de síntomas. Las restricciones progresivas de movimiento y la administración de medicamentos también pueden reducirse o incluso evitarse de esta manera. En el mejor de los casos, no desarrollarás ningún síntoma que requiera tratamiento en primer lugar. Una vez más, depende de tu contribución.

¿Cómo puedo prevenir problemas de salud con el sistema musculoesquelético?

Hay numerosas maneras de mantener los huesos, músculos y articulaciones saludables. Además de una forma de vida más activa, el deporte y el control del peso a través de una alimentación saludable son métodos eficaces para la promoción de la salud.

Es importante no mirar los componentes individuales del cuerpo de forma aislada: los músculos, la columna vertebral, el tejido conectivo, las articulaciones, el cartílago y los tendones son una interacción compleja que funciona particularmente bien cuando se desafía y promueve regularmente, a través de la actividad física.

3 consejos para tener huesos, músculos y articulaciones saludables

Estos consejos de ejercicio pueden ayudar a prevenir problemas de salud: He aquí cómo mantener los huesos, los músculos y las articulaciones en movimiento:

  1. Evita una postura poco saludable (unilateral), por ejemplo, cuando trabajes: Complementa un paseo aquí y allá y levántate de tu escritorio más a menudo durante el trabajo.
  2. Opta por alternativas activas y saludables para hacer frente a la vida cotidiana: Incorpora el ejercicio en varios puntos de la vida cotidiana, por ejemplo, prefiriendo las escaleras al ascensor o la bicicleta al automóvil.
  3. Integrar el deporte como parte integral de un estilo de vida saludable: La gama de deportes es ilimitada. Ya sea natación, ciclismo o deportes de salud dedicados. Tanto el entrenamiento de resistencia como el de fuerza están disponibles. Para huesos y articulaciones saludables, los músculos profundos y los músculos esqueléticos son particularmente importantes. Pero el equilibrio y la flexibilidad también deben ser entrenados. En grupo o con música motivadora, ya no querrás perderte la dosis semanal de deporte.

Por cierto: la reducción de peso también puede ralentizar el desgaste del músculo, el hueso y la articulación y, por lo tanto, mantener la movilidad permanente. Además del ejercicio, la clave para esto es una dieta equilibrada y alta en fibra.

Soluciones de accesibilidad

No en todas las ocasiones hay soluciones fáciles ante lesiones o dolores de huesos, en muchas ocasiones los resultados de accidentes pueden dejar secuelas definitivas que conllevan tratamientos dirigidos a paliar el dolor y mejorar la mobilidad en la medida de lo posible. En estas situaciones, las medidas que se pueden realizar para ayudar a mejorar la calidad de vida pasan por adaptar los espacios de vida y de trabajo, y en este sentido juegan un papel clave las sillas salvaescaleras. Según explican los expertos de Total Access, las sillas salvaescaleras y las soluciones similares no solo mejoran la calidad de vida, también ayudan a mejorar el valor de las viviendas, y en muchas ocasiones son imprescindibles para obtener las licencias de apertura.

 

Sistema esquelético saludable: ¿Cómo puedo comer una dieta saludable para los huesos?

Asegúrese de obtener suficiente calcio. Este mineral es fundamental para la salud ósea y el sistema esquelético. Se encuentra en productos lácteos, ciertas frutas y verduras y agua mineral, entre otras cosas.

Así es como debe diseñar su dieta para mantener huesos y músculos esqueléticos sanos a largo plazo:

  • Comida generalmente variada.
  • Mucha leche y productos lácteos (si son bien tolerados).
  • Poca carne, aún menos salchichas y menos productos curados.
  • 2 veces a la semana pescado (o nueces y semillas para vegetarianos).
  • En lugar de harina blanca, prefiere harinas y productos integrales.
  • Muchas verduras (legumbres, brócoli, hinojo, etc.) y frutas (grosellas, frambuesas, moras, avellanas).
  • Bajo en grasa.
  • Poco azúcar.
  • Poco alcohol, cafeína y nicotina (¡ladrones de calcio!).
  • Mucha agua mineral.

Con estos consejos nutricionales, puedes mantener el nivel de calcio en tu sangre constantemente alto y evitar una deficiencia que es perjudicial para tu salud. La salud de los músculos y los huesos también se beneficia. Como regla general, puedes prescindir del calcio en forma sintética.

Personaliza tu ocio y tu vida con huesos, músculos y articulaciones saludables

Los tendones, ligamentos y músculos estabilizan las articulaciones y los huesos. Por lo tanto, tu salud es de gran importancia para la movilidad sin dolor y un estilo de vida individual sin preocupaciones. Se deben evitar las restricciones de movimiento, ya sea una lesión aguda en la articulación del tobillo o una enfermedad reumática crónica. Como siempre, más vale prevenir que curar. A través de un estilo de vida saludable que consiste en ejercicio equilibrado y nutrición, tendrás la salud de tu sistema musculoesquelético en tus propias manos.

Relacionado

Scroll al inicio