El cuidado de las personas mayores

Es cierto que a día de hoy la realidad existente en los diferentes centros de mayores se ha vuelto cada vez más compleja y es que en ocasiones se han tenido que cerrar centros de mayores.

De hecho, si te pones a pensar, la realidad que se ha vivido con la pandemia ha llegado a complicar mucho más la situación y es por ello que la gente ha empezado a valorar y a elegir los servicios de cuidados a domicilio para las personas mayores.

Y en caso de que te llegues a preguntar qué beneficios puede tener el elegir a una persona con experiencia para que cuide a una persona mayor desde el domicilio en este post lo vas a saber.

Escoger los servicios a domicilio para personas mayores

Los servicios para cuidar a personas mayores a domicilio se adaptan en todo momento a lo que el cliente necesita además de que son totalmente personalizados y cuentan con flexibilidad.

Esto es así porque entienden que cada persona mayor tiene unas necesidades diferentes y siempre pueden llegar a personalizar de una manera distinta cada servicio.

Un servicio para personas mayores siempre va a ser más personalizado y además van a poder atender de una manera que resulte mejor y con más calidad que cualquier otro tipo de servicio que sea en grupo y que se de en cualquier residencia.

De hecho este tipo de servicios se llega a convertir en una especie de apoyo para que la persona mayor pueda tener en todo momento cada una de sus necesidades cubiertas pero siempre que se trate de un entorno que le resulte familiar y donde la persona mayor se sienta cómoda.

Es más, este tipo de servicios siempre suelen ofrecer flexibilidad a la hora de cuidar a cualquier persona mayor además de que son capaces de adaptarse a cualquier situación y a cualquier caso.

¿Qué perfil suelen tener los cuidadores?

En el caso de que quieras saber el perfil que tiene que tener un cuidador en Agencia Sant Pau van a enseñarte el perfil de los mismos.

Por normal general el perfil de un cuidador ha de ser una mujer, al menos en el 85% de los casos, que tenga mediana edad, es decir, que más o menos ronde los 55 años y que cuente con estudios primarios.

Aunque es cierto que no se debe de olvidar que no existe solo un único tipo de cuidador sino que se puede distinguir entre varios tipos:

  • Cuidador informal: se trata de un tipo de cuidador que es familiar o que carece de formación y suelen ser mujeres que tienen edades comprendidas entre los 40 años y los 60. En ocasiones este tipo de perfil suele sufrir mucha sobrecarga que deriva en lo que se llama síndrome del cuidador o burn out.
  • Cuidador formal: aquí está el perfil del cuidador que es profesional debido a que cuenta con formación y experiencia en lo que respecta a la atención y a los cuidados de las personas que son dependientes. Normalmente el perfil es de mujer con una edad comprendida entre los 39 y los 40 años y el trabajo suele ser en régimen de tipo externo, no llegan a dormir dentro del domicilio.

Habilidades que tienen que tener los cuidadores

Entre las habilidades con las cuales tienen que contar los cuidadores de personas mayores se puede destacar el más importante que es el respeto.

Para este tipo de trabajos el hecho de que haya respeto, de que el cuidador respete al cien por cien a la persona mayor que está cuidando resulta fundamental.

También es necesario que el trabajador que se encarga de cuidar a la persona mayor cuente no solo con estudios sino con experiencia en el cuidado de las personas mayores.

Aunque pueda parecer algo raro no es así ya que resulta impensable dejar a cualquier persona que no tenga ni idea del cuidado de las personas mayores cuidando de ella ya que una persona que cuente con estudios y experiencia al respecto va a saber en todo momento qué puede necesitar la persona a la cual está cuidando o cuáles son sus necesidades.

La empatía es crucial

Algo que resulta super importante a la hora de realizar un servicio de cuidado de personas mayores es la empatía ya que hay que saber tratar a estas personas.

El cuidador tiene que entender en todo momento que se trata de una persona a la quizá le cueste realizar determinadas tareas o que tarde en llevar a cabo otras y es necesario que el cuidador sea empático y lo entienda.