cropped-a340b29077084fe9ada9c921cc82b33b.png
shutterstock_1918660403(FILEminimizer)

¿Cuáles son las mejores cuerdas que podemos comprar a la hora de practicar montañismo?

Ahora que estamos inmersos en el invierno, a muchos de nosotros se nos vienen a la cabeza diferentes deportes de montaña como el esquí, el snowboard o el bobsleigh, entre otros. Y es que esta época es una de las más queridas para los que, como nosotros, aman la montaña y las diferentes actividades que esta nos permite hacer mientras la cuidamos.

En este sentido, como amantes de los deportes de montaña os hemos querido preparar este post para que en vuestros ratos libres mientras disfrutáis de los saltos de esquí o del esquí de travesía, podáis ir pensando en los deportes que podemos realizar en la montaña en primavera, cuando la temporada de nieve toque a su fin. Así, a lo largo de las siguientes líneas encontraréis una serie de consejos que os hemos explicado para que podáis elegir cuales son las cuerdas que más se adaptan a vosotros a la hora de practicar montañismo y es que el final de la temporada de nieve no significa el final del disfrute en estos parajes únicos. Por ello, para poder seguir subiendo cada fin de semana a la montaña, entre otras, debéis optar por las siguientes cuerdas.

  • Cuerdas dinámicas. Son cuerdas con un alto grado de elongación, superior al 5%, para permitir absorber y amortiguar las caídas y se utilizan en escalada y alpinismo. Estas se rigen por las normas europeas EN 892:2012 y UIAA 101 ya que las cuerdas vendidas en Europa deben cumplir ambas normas. Además, hoy en día podemos encontrar tres tipos de cuerdas dinámicas según su uso.
    • Cuerdas dinámicas para uso en simple (Single ropes). Son cuerdas dinámicas que se utilizan por sí solas durante el aseguramiento, pasando la cuerda por todos los seguros. Se emplean en escalada deportiva y en rocódromos y estas cuerdas van marcadas con un 1 dentro de un círculo, tal y como nos recuerdan los expertos de Cuerdas Valero, quienes gozan de una gran experiencia en el sector de las cuerdas y conocen cada milímetro de la composición de este tipo de productos.
    • Cuerdas dinámicas para uso en doble (Half ropes / Double ropes). Son cuerdas dinámicas que se utilizan por pares durante el aseguramiento, pasando una cuerda por unos seguros y la otra cuerda por otros seguros diferentes, normalmente alternándolos. Estas se emplean en escalada clásica y alpinismo ya que permiten realizar una cordada de 3 personas, con un primero asegurando a los dos segundos. Por su parte, estas cuerdas van marcadas con un 1/2 dentro de un círculo. Ambas cuerdas deben estar homologadas para uso en doble.
    • Cuerdas dinámicas gemelas (Twin ropes). Son cuerdas dinámicas que se utilizan por pares durante el aseguramiento, pero pasando ambas cuerdas por todos los seguros. Se emplean en alpinismo para cuando nos sería más cómodo asegurar con cuerda simple que doble, pero por encontrarnos en montaña necesitamos dos cuerdas, tanto para garantizar que, si una queda dañada, tenemos otra, como para poder rapelar uniendo las dos y así emplear la longitud completa de la cuerda. Estas cuerdas van marcadas con dos círculos entrelazados dentro de un círculo y ambas cuerdas deben estar homologadas como gemelas, aunque cabe reseñar que no permiten realizar una cordada de 3 personas.
  • Cuerdas semiestáticas. Son cuerdas con un bajo grado de elongación, inferior al 5%, para progresar en montaña, descenso, carga de material, etc. Se utilizan en barranquismo, espeleología y como cuerda fija en expediciones. Por su parte, todas ellas se rigen por la norma europea EN 1891 y podemos encontrar dos tipos para actividades de montaña, aunque existen otros tipos de cuerdas semiestáticas para otros fines diferentes.
    • Cuerdas semiestáticas tipo A. Son las más resistentes y se emplean para profesionales, rescates, grupos numerosos, equipamiento fijo, etc.
    • Cuerdas semiestáticas tipo B. Ofrece márgenes de seguridad más reducidos, pero importantes. Son las habitualmente empleadas en espeleología de grupos no numerosos, barranquismo, alta montaña, etc.
    • Cuerdas semiestáticas tipo C y L. Estas, tal y como os hemos mencionado, no están homologadas para actividades de montaña.

Las cuerdas estáticas, las más habituales en los parques de aventuras

Además de las que os hemos ido mencionando a lo largo del post, lo cierto es que hoy en día nos encontramos de forma habitual con otro tipo de cuerdas, las estáticas. Estas son cuerdas con un muy bajo grado de elongación, inferior al 3%, que no se utilizan en actividades de montaña, sólo está permitido su uso en tirolinas, parques de aventuras o similares. Muchas veces se les llaman cuerdas estáticas a las cuerdas de progresión en alta montaña, pero en estos casos en realidad se está hablando de cuerdas semiestáticas. No obstante, a pesar de no estar aconsejadas para su uso en montaña, estas se rigen también por la norma europea EN 1891.

Relacionado

Scroll al inicio