Aumentan los robos en establecimientos y empresas

Aumentan los robos en establecimientos y empresas

A nadie le gusta que entren a robar en su casa, y no hablo sólo de los bienes materiales que el ladrón puede llevarse sino también del extraño sentimiento de vulnerabilidad que se que queda durante algún tiempo, pero que alguien entre en tu negocio y robe aquello con lo que trabajas o incluso destroce tu medio de vida es un golpe muy duro que no todo el mundo puede sobrellevar. Uno de los pasos más importantes en este sentido como prevención es cambiar las cerraduras de nuestra empresa con cierta periodicidad y, por supuesto, no escatimar con el modelo que vamos a instalar. Las cerrajerías actuales aconsejan cerraduras de seguridad e incluso doble cerradura en según qué casos.

Y es que nadie está a salvo de vándalos ni de ladrones profesionales que saben lo que hacen y buscan lo que necesitan para entrar en cualquier sitio. Recordemos por ejemplo al ladrón que fue detenido hace poco en Manzanares tras ser el autor de doce robos en diferentes establecimientos. Hay toda una mafia que mueve este tipo de robos y auténticos profesionales del hurto.

En un polígono de la ciudad, hace apenas un par de meses, entraron a robar a una pequeña nave donde una familia tenía montada una empresa de carpintería donde el padre y dos hijos reparaban, restauraban e incluso creaban nuevos muebles de diseño bajo pedido.

Era una empresa familiar que daba sustento a tres generaciones de trabajadores y de la que dependían tres familias, dos de las cuales tienen niños pequeños. Una noche, un grupo de encapuchados entró a robar a esta nave. Lo tenían todo organizado: uno de ellos entró rompiendo un cristal de las pequeñas y alargadas ventanas que hay en la parte superior del inmueble y luego, desde dentro y con unas tenazas, abrió la puerta al resto de personas que esperaban con una furgoneta en la entrada. Las cámaras de seguridad del polígono grabaron cómo en cuestión de cinco minutos metieron toda la maquinaria de la empresa en la furgoneta y salieron echando humo de las ruedas.

Aún no han sido detenidos y la empresa familiar se ha ido a la quiebra porque no tienen la economía suficiente como para reemplazar todo lo que les han robado y seguir trabajando. ¿Es o no es esto mucho más duro que el hecho de que alguien entre en tu hogar y robe el televisor de pantalla plana que acababas de comprarte?

Segurmail, empresa especializada en alarmas de seguridad antirrobo en el área de Madrid, asegura que con el confinamiento que hemos vivido este año los españoles los robos aumentaron, pero creen que aún serán peores este verano y en los próximos meses debido a la situación económica en la que nos vemos inmersos muchos de nosotros. El Covid19 ha hecho estragos, y no solo en la salid mundial, sino también en su economía, y España no es un caso aparte. De hecho, y desgraciadamente, somos uno de los países que más hemos sufrido el golpe del coronavirus.

En mi opinión creo que hoy en día uno de los principales consejos que se puede dar a un empresario o al dueño de una pequeña o gran empresa es que pongan todo lo que esté en su mano para evitar robos y allanamientos porque este tipo de actos puede que sean el desencadenante de toda una crisis económica y puede que por culpa de estos robos se vean obligados a cerrar y clausurar su medio de vida obligando así a muchos cabezas de familia a depender de ayudas porque la edad con la que cuentan ya no les permite encontrar un trabajo decente tal y como están las cosas actualmente.

¿Y de qué hablamos exactamente? Pues, obviamente y solo para empezar, de un buen sistema de seguridad. Hoy en día no solo hay cámaras que detectan movimientos o alarmas que saltan si no se desconectan, sino que también hay otro tipo de sistemas como los que emiten niebla instantáneamente para que los delincuentes no vean prácticamente nada una vez accedan al recinto. De este modo, robar les será sumamente complicado y podemos conseguir dos cosas: la primera, que mientras roban llegue la policía y puedan ser detenidos in situ, la segunda, que aunque nos roben se lleven menos de lo que podrían haberse llevado si no llega a estar la niebla y ven todo con claridad.

Además, por supuesto, hay que tener un buen seguro que nos cubra todo lo posible, tanto en daños materiales a nuestra empresa como en los productos que puedan robarnos o incluso el dinero que puedan llevarse. Y, por último, nunca está de más contar con abogados especializados en robos para recurrir a ellos en caso de que fuera necesario.