Así funciona una empresa de mantenimiento de piscinas

Así funciona una empresa de mantenimiento de piscinas

Con la llegada de los meses de calor son muchas las personas que ya están pensando en las piscinas. Ahora bien, lejos de lo que se pueda pensar, una piscina no es solo para el verano en el pueblo o en la ciudad. En la actualidad las urbanizaciones tienen muchas piscinas, al igual que los centros deportivos o gimnasios. Por eso, estas ‘bañeras gigantes de agua’ se han convertido ahora mismo en la tabla de salvación para muchos. De ahí que sea una buena salida empresarial. Eso sí, hay que saber cómo funciona para poder sacar el máximo rendimiento.

Nos ponemos en contacto con MPM (Mantenimiento de Piscinas en Madrid) para que nos cuenten cómo se puede llegar a ser un referente empresarial en este sector. Una empresa especializada tanto en piscinas de polideportivos, como comunitarias y privadas. Ellos ponen a disposición de los clientes una amplia experiencia, ofreciendo diversas soluciones a cualquiera de las necesidades de mantenimiento y reparaciones que puedan surgir.

En primer lugar, hay que contar con personal cualificado que dispongan de titulación homologada y experiencia demostrable, lo que garantiza de que cada uno de los servicios está supervisado por un equipo de expertos. Y es que al final, eso es lo que busca la gente, una empresa profesional.

Una buena empresa de mantenimiento de piscinas debe trabajar con mucha antelación, sobre todo al inicio de la temporada de verano. Para ello hay que revisar las instalaciones y que se pongan en funcionamiento para observar si existe alguna anomalía, tanto en motobombas, cuadros eléctricos, filtros, dosificadores, equipos de desinfección.

En este caso, en este tipo de revisión, MPM la realiza con Técnicos Autorizados y Certificados de forma gratis. Es decir, una vez hecha la revisión si detectan que alguno de los componentes se encuentra deteriorado en la instalación o se detectan desviaciones con respecto a la normativa vigente de piscinas, se pasará un informe detallado al cliente y ya será cuando decida si se sigue adelante o no. Se emite un informe con un presupuesto sin compromiso de las posibles reparaciones o acondicionamientos necesarios. En caso de ser aceptado por el cliente, los trabajos se realizarán con la mayor brevedad posible.

Puesta a punto y limpieza

Una piscina vale su peso en oro por su forma de mantenerla. Para disfrutar de ella durante dos o tres meses (depende de los caprichos del tiempo), es necesario tener un mantenimiento durante el resto del año. Una ardua labor que hay que completar de la mejor manera.  Por ejemplo incluye:

  • El desmontaje del cobertor de la piscina
  • Limpieza general del recinto de la piscina y cuarto de máquinas
  • Limpieza y desinfección de la playa con un producto fungicida para eliminar la existencia de hongos y materia orgánicaInstalación, limpieza, revisión y puesta a punto de todos los elementos móviles que se hayan desmontado durante el invierno
  • Llenado de la piscina hasta los niveles óptimos de trabajo, revisión de válvulas
  • Revisión de dosificadores o equipos de cloración, revisión de motor y ajuste del circuito de depuración.

Son bastante los preparativos necesarios para la limpieza inicial y puesta a punto de la piscina. Por eso, una empresa de estas características debe adelantase a todo y realizarlo en un plazo no inferior a 15 días antes de la apertura de la misma.

Tratamiento de choque

Pero para sacar un máximo rendimiento a una empresa de mantenimientos de piscinas, también hay que tener en cuenta el tratamiento de choque. Esto consiste en aplicar una serie de productos químicos en mayor cantidad a los habituales con la finalidad de acondicionar el agua según los parámetros higiénicos-sanitarios que marca la legislación vigente.

La labor tendrá que hacerse con un tiempo de antelación suficiente antes del inicio de la temporada para así asegurarnos que tanto el agua como la instalación acuática están desinfectadas y dar tiempo a que se estabilicen los valores del agua para evitar cualquier accidente de quemaduras, irritación de mucosas, ojos y piel en los bañistas. Estos son los detalles que marcan la diferencia entre una empresa y otra.

Mantenimiento

Con los primeros baños del mes de junio no se acaba el trabajo que tiene que ofrecer una empresa de mantenimiento de piscinas. Después de ponerla en marcha arranca la fase la de mantenimiento integral con el fin de cumplir rigurosamente con las exigencias higiénico-sanitarias de la normativa vigente. Esta fase se extenderá hasta finales del mes de septiembre,  cuando finaliza la temporada.

Servicio 24 horas

Y por último, si quieres ser una empresa que cuente con el respaldo de muchos clientes tienes que ofrecer un servicio de24 horas y todo ello contando con un equipo de profesionales certificados y cualificados para realizar todas las labores de mantenimiento de su piscina.