Academias para opositores, una buena idea de negocio en los tiempos que corren

Academias para opositores, una buena idea de negocio en los tiempos que corren

Suele decirse que, en un país como lo es el nuestro, ser empleado público es algo así como una lotería. Mientras que otros países la gente que trabaja en el sector privado está mucho más valorada, aquí en España suele ser más bien al contrario. Y es que en el sector público no solo se cobra más, sino que, por lo general, se obtienen más beneficios sociales y derechos relacionados con el trabajo. Por eso todo el mundo está deseoso de trabajar en un ámbito público. Y es que no es para menos.

Esto hace que, en lo relativo a este asunto, haya unas posibilidades de negocio bastante grandes. Siendo muchas las personas que desean presentarse a una oposición en el interior de nuestras fronteras, son muchas las personas a las que se les puede prestar un servicio y que, por tanto, pueden estar interesadas en el mismo. Las posibilidades de negocio que se abren son bastante grandes y conviene no olvidarlas puesto que hay gente que puede vivir de esto. De hecho, son bastantes las entidades que lo hacen.

Según una noticia que fue publicada por el diario 20 Minutos en su página web, en enero de 2018 se convocaron 4.725 plazas y en febrero se recibieron más de 85.000 solicitudes. Esta es una buena demostración del poder que tienen las oposiciones en un país como el nuestro, en el que el sector público tiene un poder tan grande y en el que obtener una plaza como funcionario es algo que está realmente cotizado. Desde luego, está claro que es un motivo de celebración obtener una plaza en un organismo público. Por eso tanta gente está interesada en conseguirlo. Tanto que incluso deciden apuntarse a una academia en la que se les prepare para dichas oposiciones.

Ese es el motivo por el que abrir una academia que se dedique precisamente a ese tipo de labores es una idea muy buena para alguien que esté especializado en un asunto concreto que tenga que ver con esas oposiciones. Este tipo de negocios está viviendo el momento de mayor trabajo de toda su historia y la verdad es que está consiguiendo resultados y valoraciones por parte de los clientes que son muy buenas y que demuestran a ciencia cierta su eficacia y que los servicios que se encargan de prestar tienen una utilidad que merece ser considerada como de primera categoría.

Las oposiciones se han convertido en eventos de la máxima importancia dentro de las vidas de miles, e incluso de millones, de españoles y españolas. El motivo, el gran premio que existe detrás del aprobado (de la consecución de una buena nota, mejor dicho) en uno de estos exámenes, una plaza de por vida en el sector público. Por este motivo está creciendo el número de emprendedores que han decidido montar una academia para preparar a la gente que se dedica embarcar en esta aventura. Teniendo en cuenta el gran número de personas que desea formarse en la materia antes de presentarse a este tipo de exámenes, es evidente que esta es una idea brillante. Los profesionales de Preparadores Valladolid, una entidad dedicada a este tipo de labores, así nos lo han confirmado, asegurándonos que este es el momento de la Historia en el que más gente solicita servicios como los que puede proporcionar este tipo de entidades.

Una actividad de garantía para el futuro

Y es que no solo el presente requiere de este tipo de servicios. Los años que están por venir también van a provocar que se demande la formación en materia de oposiciones. Entrar en el sector público es muy goloso y eso es lo que hace que sean muchos miles de personas los que, año a año, busquen suerte en este tipo de pruebas. Son muchas las personas que pasan un año entero preparándose para esto y, tras fallar en una primera ocasión, lo siguen intentando hasta dar con su objetivo.

Lo más interesante de todo es que no solo son personas jóvenes las que buscan este objetivo, como muchos podríamos llegar a catalogar como normal. Muy al contrario de lo que acabamos de decir, es gente de todas las edades la que forma parte de las oposiciones en diferentes campos. No es para menos. ¿Por qué no iba a poder una persona de mediana edad conseguir una plaza en una institución pública? Es tan apta como el resto de aspirantes a conseguirlo. Y quizá su experiencia le pueda valer para derrotarles en las pruebas.

Con la llegada de la crisis económica, fueron muchas las personas que vieron que una oposición podría ser la solución a la falta de oportunidades en el sector privado en nuestro país. Y, ahora que el número de plazas para acceder al cuerpo del Estado o de una Comunidad Autónoma ha crecido, toda esa gente que todavía no ha conseguido la nota suficiente para entrar en ellos sigue intentándolo. La preparación por parte de un personal cualificado es fundamental para ello. Y no cabe la menor duda de que con una buena academia detrás se tienen muchas más opciones de conseguirlo.