cropped-a340b29077084fe9ada9c921cc82b33b.png
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
shutterstock_1671735760(FILEminimizer)

8 consejos para mantener limpia y ordenada tu oficina

Mantener una oficina limpia y ordenada no solo es importante para la productividad y la eficiencia, sino también para crear un entorno de trabajo agradable y profesional. Porque una oficina limpia promueve la concentración, reduce el estrés y mejora la imagen de tu empresa ante clientes y visitantes. Por eso, en este artículo vamos a compartir consejos prácticos para mantener tu oficina impecablemente limpia.

  1. Mantén un orden

Antes de abordar la limpieza en sí, es esencial establecer un sistema de organización eficiente. Asigna un lugar específico para cada elemento de la oficina, como documentos, suministros de oficina y equipo. Utiliza etiquetas y archivadores para mantener todo en orden y facilitar el acceso a los materiales cuando sea necesario. De esta forma, al mantener una estructura organizativa clara será más fácil mantener tu oficina limpia, evitar la acumulación innecesaria y el desorden.

  1. Realiza limpieza diaria

Dedica unos minutos al final de cada día para limpiar y organizar tu espacio de trabajo. Esto incluye limpiar el escritorio, eliminar el polvo de las superficies, vaciar los contenedores de basura y ordenar cualquier papel o documento desordenado. Al hacerlo regularmente, evitarás que la suciedad y el desorden se acumulen, manteniendo un ambiente más limpio y agradable.

  1. Cuida los espacios comunes

Si tu oficina cuenta con áreas comunes, como salas de descanso, cocinas o baños, es importante prestarles atención en términos de limpieza y de orden. Establece un horario para la limpieza regular de estas áreas y asegúrate de que se sigan las pautas de higiene adecuadas, como la limpieza de mesas, la eliminación de residuos y la reposición de suministros básicos. Al mantener estos espacios limpios y ordenados, fomentarás un ambiente agradable para todos los empleados.

  1. Contrata un servicio de limpieza profesional

Si mantener la limpieza de tu oficina es complicado, no tienes tiempo o deseas asegurarte de tener una limpieza óptima en todo momento tienes que considerar contratar un servicio de limpieza profesional.

“Como expertos en limpieza tenemos conocimientos y los equipos adecuados para mantener una oficina en condiciones óptimas. Además, se pueden programar limpiezas regulares o incluso optar por una limpieza profunda ocasional para garantizar un ambiente de trabajo impecable”, explican desde Serlicoop, empresa de limpieza y mantenimiento en Elda y Petrer.

  1. Mantén los cables ordenados

En una oficina hay multitud de cables debido a los equipos informáticos. Y los cables sueltos y enredados no solo crean un aspecto desordenado, sino que también pueden ser peligrosos. Por ello, es conveniente utilizar organizadores de cables o bandejas para mantenerlos organizados y fuera de sitio. Esto facilitará la limpieza del suelo y reducirá los riesgos de tropiezos y accidentes.

  1. Ventila regularmente

Asegúrate de que tu oficina esté bien ventilada. Abre las ventanas si es posible o utiliza sistemas de ventilación adecuados. La ventilación adecuada no solo mejora la calidad del aire, sino que también ayuda a reducir olores desagradables, así como evita que el polvo y los alérgenos se acumulen en el ambiente. Por ello, al igual que en una vivienda se debe ventilar a diario, al menos durante 15 minutos, tal y como confirman en este artículo de 20 minutos.

  1. Cuida los equipos de oficina

También es importante mantener tus equipos de oficina limpios y en buen estado. Limpia regularmente las pantallas de las computadoras, los teclados y los ratones para evitar la acumulación de polvo y gérmenes. Asimismo, realiza un mantenimiento periódico de impresoras y otros dispositivos para prevenir problemas y prolongar su vida útil. Además, de vez en cuando hay que realizar una limpieza profunda para evitar que los equipos se dañen. Por ejemplo, un elemento que hay que tener cuidado es con los teclados de los ordenadores. Porque en estos elementos se puede acumular la suciedad y hacer que no funcionen de manera correcta.

  1. Establece políticas de limpieza

Promueve la responsabilidad compartida entre los empleados mediante la implementación de políticas de limpieza. Esto incluye recordarles que limpien sus propios puestos de trabajo, laven los utensilios después de usarlos y mantengan limpias las áreas comunes. Además, puedes designar a personas responsables de asegurarse de que se cumplan estas políticas y de reportar cualquier problema relacionado con la limpieza. También puedes realizar una planilla para que cada día un miembro del equipo sea el responsable de la limpieza y el orden de la oficina.

Estos son algunos consejos efectivos para mantener una oficina limpia y ordenada. Pero es fundamental que todos los trabajadores colaboren. Porque de nada sirve el esfuerzo de unos pocos si otras personas no tienen cuidado.

Relacionado

Scroll al inicio