Mi empresa de MTB

Mi empresa de MTB

Desde hacía tiempo soñaba con montar mi propia empresa de bicicletas de montaña (MTB). He sido siempre un amante del ciclismo, de aquellos a principios de los años 90 lo vivía mientras escuchaba esas etapas del Tour con Indurain o Pedro Delgado. En nuestro país por aquella época, se vivió una auténtica explosión de ventas de bicicletas de montaña, hasta tal punto que aquellas bicicross o california que tanto protagonismo tuvieron en los 80 parecieron relegadas a la nada.

Mi historia con las Mountain Bike

Mis primeros pasos en el mundo MTB fueron con una modesta de buena marca, una BH Missouri que tenía un cambio shimano SIS, nada espectacular, pero que cumplía honradamente su función, además de eso, como extras contaba con una suspensión en las horquillas flyer que aunque lógicamente no era como una de competición, sí que no taba uno su confort. La coronación a esto eran su manillar ergonómico. Una preciosidad morada metalizada que por desgracia no era de aluminio, por lo que pesaba bastante.

Luego hubo unos años en que no toqué tanto la bici, supongo que por cosas de la edad y que además me llevé la bicicleta a mi lugar de vacaciones, por lo que en mi ciudad de residencia ya no la tenía. Tuvieron que para unos 10 años para que merced a unos buenos amigos, recuperara el amor por la bicicleta y me comprara una bicicleta Trek de las buenas. A partir de ahí siguieron algunas más y me apunto a cualquier ruta organizada o no de MTB, sea cerca o en los alrededores de mi ciudad.

Un bien día hablando con Sergi, uno de mis amigos con los que hacemos rutas, hablamos de lo bien que estaría montar una tienda de bicicletas especializadas junto a otras digamos más comerciales que sirvieran para dar cierto número de ventas para que la tienda no tuviera que depender de ellas.

Mentiría si dijera que la conversación no fue entre risas, pero mirándonos a los ojos en un momento dado le dije “de verdad no crees que seamos capaces”, supongo que eso fue lo que necesitaba Sergi para decir ¡vamos a ello! La familia de mi amigo tenía un local que terminaba el alquiler a una empresa de impresoras en 6 meses, tiempo más que suficiente para ponernos en marcha.

Entablamos contacto con las principales marcas, algunas muy especializadas que no tienen sede en España y les ofrecimos nuestras ideas, no sabemos las razones, pero les convencimos y entablamos relación con marcas de alto nivel, esto junto a todos los papeleos para ser una empresa fue lo que nos llevó más tiempo.

A nuestra tienda llegan bicicletas de gran valor, por lo que puedas encontrarte algunas de 3.000, 4.000 o 5.000 euros, por lo que teníamos que asegurar bien nuestras bicicletas, confiando nuestra seguridad en Grupo Capyp que desde el primer momento nos convenció que, con sus cámaras, sensores y demás ahuyentan a los amantes de lo ajeno.

Así que con la seguridad que proporciona el tener una empresa seria y nuestra ilusión en las grandes MTB y equipamientos que vendemos, podemos decir que tenemos una de las mejores tiendas en gran parte de nuestro país.