Los mejores sistemas de prevención de incendios

Los mejores sistemas de prevención de incendios

Cuando comenzamos con la aventura de emprender un negocio, lo hacemos con la ilusión de que el futuro nos deparará buenos momentos y de que nuestra inversión y nuestro proyecto funcionen y podamos vivir de una manera cómoda con los beneficios. Al comienzo todo es complicado. Pero para que nuestro esfuerzo y dedicación no se vayan al traste en segundos, debemos proveer el local de una serie de medidas de seguridad que pasan por salidas y luces de emergencia, planes de prevención de riesgos y por supuesto un buen sistema de extinción de incendios. Por eso en la publicación de hoy os hablaremos de los más conocidos tipos de sistemas contra el fuego que existen en la actualidad para proteger nuestra empresa. No obstante, si estáis a tiempo de instalarlo, nuestra recomendación es la prevención gracias a las cámaras termográficas de Ibertronix.

Los sistemas de detección de incendios con cámaras termográficas están pensados para detectar posibles incendios en grandes superficies donde los detectores de humo no son aplicables, como por ejemplo en zonas exteriores. Para este tipo de instalaciones es totalmente necesario el uso de cámaras termográficas. Por eso Ibertronix, conjuntamente con Dias Ingrared Gmbh, ha desarrollado el sistema FDS (Fire Detection System) basado en la utilización de las cámaras termográficas de Dias Infrared PYROVIEW 380L protection y utilizando un software de captura de datos y análisis de zonas donde se parametrizan unas alarmas y prealarmas en las áreas que se quieran controlar.

Por su parte, el repaso por los sistemas antiincendios lo comenzamos recordándoos los numerosos componentes que los forman, aunque la selección de cada uno de ellos se deba a los requisitos específicos que cada local necesite.

Sistemas antiincendios

Habitualmente un sistema convencional para protegernos de los incendios se compone de boquillas nebulizadoras cerradas, boquillas nebulizadoras abiertas, válvulas, acumuladores, bocas de incendio equipadas (BIE), equipos de bombeo, tuberías y por supuesto un suministro de agua para abastecer las necesidades requeridas.

Ahora que conocemos los componentes que forman los sistemas de actuación antiincendios, pasaremos a ver las diferentes composiciones que nos podemos encontrar y es que aunque haya múltiples tipos, en una misma instalación y dependiendo de las necesidades del lugar, podemos encontrar una o más soluciones de sistemas de los que a continuación os mostramos.

Sistema de extinción de tubería húmeda: habitualmente encontramos este tipo de instalaciones en zonas de alojamientos y similares en los que predominan los materiales sólidos y éstos son los medios combustibles. El funcionamiento de este sistema se basa en que cuando la temperatura ambiente excede un límite preestablecido, el bulbo de activación en el nebulizador cerrado explota lo que hace que el agua nebulizada se descargue por esa boquilla en particular para así solo actuar en el lugar concreto en que se ha producido el incendio.

Sistema de extinción de tubería seca: esta instalación podríamos decir que es similar a la de tubería húmeda aunque en este caso el agua espera a ser usada en el lado de la bomba mediante una válvula cerrada que impide su paso hasta que surja la emergencia. En estado normal las tuberías almacenan aire comprimido y se controlan desde una base. Cuando se produce una caída de presión alertará de que se ha roto un bulbo de nebulizador por lo que el agua se liberará y se descargará a través del nebulizador activado frenando así el avance de las llamas. Este sistema lo encontramos habitualmente en espacios donde se puede producir la congelación.

Sistema de extinción de diluvio: este formato habitualmente cuenta con unas boquillas nebulizadoras abiertas en las que el flujo del agua está controlado mediante una serie de válvulas cerradas. Cuando sucede la emergencia y una de las válvulas se abre, el agua nebulizada se descarga por todas las boquillas que la válvula tiene bajo su control. Comúnmente vemos este sistema en espacios donde la probabilidad de que se produzcan incendios de combustibles líquidos es alta.

Sistema de extinción de pre acción: aunque similar al de tubería seca, este modelo se diferencia del otro en que está conectado a un sistema automatizado de detección de incendios, por ello, para que se produzca una descarga del contenido, será necesario que explote un bulbo de nebulizador y además se dispare una alarma manual o automáticamente en el sistema independiente de detección de incendios. En la práctica solemos encontrarnos este sistema para proteger áreas en las que el riesgo de descargas falsas o fugas debe ser reducido al mínimo.

Y si todo esto falla, siempre podéis recurrir al método más tradicional, el extintor. Eso sí, os tenéis que hacer con uno bueno, como los comercializados por Balsamar, y también estar al día en cuanto a revisiones.