Lo último en máquinas para fabricar pan

Lo último en máquinas para fabricar pan

Unos restos carbonizados de comida hallados en unos antiguos hogares al noreste de Jordania, de unos 14.000 años de antigüedad, son las evidencias más antiguas de elaboración de pan en el mundo. Sabemos cuáles eran los ingredientes: cereales como el trigo, la cebada y la avena, todos ellos silvestres, y también tubérculos de una planta de la familia de la chufa y el papiro. Sabemos que molían estos ingredientes, seguramente por separado, y que los mezclaban con agua o con algún líquido para obtener una masa. No sabemos si se dejaba fermentar o no, pero una vez obtenida la masa se cocinaba. Con estos datos, no nos extrañe que el pan haya formado parte de nuestra historia y lo esté durante mucho tiempo.

Sin embargo, el proceso de hacer pan ha cambiado mucho, como es lógico en todo este tiempo. Algo que se puede comprobar en las máquinas. Como por ejemplo los hornos. Se hace un pan destinado a los profesionales que desean vender pan precocido, bollería congelada o cualquier otro producto pre-cocinado a un coste mínimo. Su ubicación natural suele estar en pequeñas tiendas de pan o comercios de alimentación en general que deseen ofrecer especialidades calientes durante todo el día.

Se usan también cortadoras de Pan Semi industriales para Panaderías. Reconocidas por un sistema de corte que consiste en inclinar las sierras en forma de X para lograr un corte limpio, rápido y silencioso. Mientras que la línea divisora permite  obtener piezas cuadradas o redondas con el mismo peso sin apenas esfuerzo.

La línea de pan de molde es un equipo industrial de producción automático, de alto rendimiento, especializado en pan de molde de alta calidad. Esta es la solución que se ofrece para grandes necesidades de productividad. Puede realizar cualquier formato de pan de molde: blanco, integral, rústico, con cereales, relleno o con inserciones de pasas, chocolate… La versatilidad de la línea permite conseguir distintos tamaños y pesos de producto, desde piezas de 20 gramos con una producción de hasta 70.000 piezas a la hora, hasta piezas de 2.000 gramos con una producción de hasta 1.200 piezas a la hora.

Como puedes comprobar hay muchas empresas que se han especializado en la maquinaria de pan. Una de ellas es Maquinaria Mym, donde diseñan y fabrican máquinas de panadería industrial a medida, debido a ello siempre consiguen que los equipos se adapten a las necesidades de cada cliente, dándoles así los servicios más acertados y las herramientas que requieren. Puedes encontrar maquinaria para el liado artesano de moñas, cortadoras, escudilladoras, máquinas para formación de bolas de coco, panayet, etc…

Si por el contrario eres de los que prefieres hacer el pan en casa, es una buena opción, aunque está claro que la maquinaría que tienes no es la más adecuada. Además requiere de mucha paciencia. No obstante, te vamos a contar cómo hacerlo.

  1. Poner en un cuenco grande, la harina y frotar la levadura con la ayuda de los dedos.
    Echar el resto de los ingredientes y mezclar con la mano o con el extremo redondeado de la
    rasqueta de plástico —si la tenemos— durante 3 minutos, hasta que la masa empiece a
    formarse.
    3. Sacar la masa y ponerla en la superficie de trabajo. Si la masa está bien no es necesario
    enharinar mucho la mesa de trabajo. Si conseguimos una masa blanda, pero no pegajosa en
    exceso, luego el pan será más esponjoso.
    4. Deslizar los dedos por debajo de la masa, con los pulgares por encima. 5. Levantar la masa y
    dejarla caer. 6. Estirar la masa. 7. Levantarla sobre sí misma formando un arco para atrapar el
    aire.
    8. Este proceso hay que repetirlo durante unos minutos hasta que la masa sea firme, pero se
    maneje bien.
    9. Llegados a este punto vamos a enharinar ligeramente la superficie de trabajo y formar una
    bola, escondiendo los bordes hacia abajo.
    10. Dejar reposar esta bola metida en un bol aceitado durante 1 hora más o menos tapada con
    film transparente, en ambiente cálido y lejos de corrientes de aire.
    11. Precalentar el horno a 250 ̊

Seguro que te queda un pan rico, pero habrás gastado más tiempo y más dinero que si lo fueras a comprar a un establecimiento de calidad.