Abogados, temas para emprender

Abogados, temas para emprender

Cuando mi sobrino Miguel Ángel decidió hacer la carrera de Derecho me dijo una cosa que se me quedó grabada en la mente para siempre. “Quizás la gente pueda dejar de ir a comer a los restaurantes, de viajar de vacaciones pero siempre, siempre necesitará un abogado”. Y llevaba toda la razón. Porque han sido ya muchos años donde los abogados han trabajado y así seguirán. Sin embargo, es una profesión que ha sabido también reinventarse. Con los buenos tiempos han llegado bufetes que se han especializado en temas que hace años no se podían ni pensar en ellos.

Cláusula suelo

Uno de ellos es la famosa cláusula suelo. Las cláusulas suelo son una cláusula estipulada en el contrato hipotecario que establece un límite mínimo al interés aplicable en dicho préstamo. Esto quiere decir que aunque el interés baje (Euribor), el consumidor no se puede beneficiar de la reducción de la cuota de intereses en esos casos. Es claramente una opción contractual que favorece la posición de las entidades bancarias y no las de sus clientes.

El Tribunal de Justicia de la UE sentencia el 21 de diciembre de 2016 a favor de la total acción retroactiva en la devolución de aquellas cláusulas aplicadas de forma abusiva. “El concepto diferencial es la palabra “abusiva”, las cláusulas suelo abusivas son ilegales y pueden reclamarse. Una cláusula es abusiva en tanto cuanto no se ofrezca la máxima transparencia e información sobre la misma al consumidor”, comentan desde el bufete de RS Abogados.

Desde esta sentencia del Tribunal de Justicia de la UE, los consumidores que acrediten una cláusula abusiva tienen derecho a reclamar los gastos pertinentes a la misma. La consecuencia de la sentencia dictada es que el cliente va recuperar una importante cantidad de intereses pagados indebidamente por la aplicación del IRPH declarado nulo y va a ver como su cuota mensual hipotecaria sufre una importante bajada al aplicársele el Euribor, en lugar del IRPH.

Compliace officer

A partir de 2010, una persona jurídica puede ser responsable penalmente por una lista cerrada de delitos que cometan sus directivos o empleados, conforme establece el art. 31 bis CP. Como consecuencia, la empresa debe hacer frente a penas de multa que van desde 5.000 hasta 9 millones de euros, a la suspensión temporal del negocio o, incluso, a su disolución definitiva, además del perjuicio reputacional que supone para la empresa.

A partir de la última reforma del Código Penal en 2015, la persona jurídica puede quedar exenta de responsabilidad penal, o ver ésta atenuada, si elabora un programa de compliance penal o de prevención de delitos. Unos abogados, expertos en elaborar programas compliance, pueden asesorar y ayudar a superar este escollo en una carrera laboral.

Redes sociales

Cada día se publican 500 millones de tuits. Esta cifra es un fiel reflejo de la dimensión que han alcanzado en unos pocos años las redes sociales como medio de comunicación. Twitter, Facebook, LinkedIn, Youtube, etc. Sin embargo, detrás de cada comentario hay una posibilidad de delito. La industria legal está comenzando a darse cuenta, indica, de cómo las redes sociales pueden ayudar a los abogados para el negocio. Ahora los abogados también se atreven con las redes.

 

En este sentido, procederemos a hacer referencia a los principales delitos e ilícitos que se pueden llevar a cabo por medio de las redes sociales y que atentan, sobre todo, contra el derecho fundamental al honor, a la intimidad y a la propia imagen. Como puedes ver son muchos, por lo tanto los abogados han encontrado un buen nicho de mercado.

Uno de los delitos penales que puede configurarse por medio de las redes sociales es el sexting. El sexting consiste en el envío de imágenes o mensajes de texto con contenido sexual a otras personas por medio de teléfonos móviles. Si bien en sí mismo este acto no es ilegal, cuando se trata de menores de edad o cuando el adulto no consiente esa actividad, constituye un ilícito penal (artículo 197 del Código Penal).

Mi sobrino llevaba razón. Si tienes la idea de innovar en el sector y ser diferente a los demás en cuanto a tu forma de ofrecer el servicio, puedes tener tu hueco en el mercado. Por eso, creo que la abogacía es un sector que tiene todavía mucho camino por recorrer cómo se ha demostrado. Son unos emprendedores que pueden encontrar nichos de mercado que hace años nadie hubiera vaticinado. Seguro que llegarán más.