Softwares de gestión: productos cada día más demandados

Softwares de gestión: productos cada día más demandados

Que llevar la voz cantante en una empresa es una tarea realmente complicada es algo que a todos y todas nos está quedando meridianamente claro a causa de las diferentes crisis económicas a las que se ha enfrentado España en los últimos tiempos. Primero fue la originada en el 2008, la más fuerte en casi 80 años, y después la ocasionada por el coronavirus. El emprendedor que haya sobrevivido a estas dos amenazas es, como mínimo, todo un héroe. No todo el mundo ha tenido lo que hay que tener para conseguirlo.

Pero aunque no haya una crisis económica, ser emprendedor es una profesión de riesgo. Y nunca mejor dicho lo de la palabra «riesgo», porque todas las decisiones que se toman están orientadas a escapar del precipicio y garantizar la continuidad de nuestra empresa, una garantía que solo pueden proporcionar las personas que están al cargo de la entidad. Nadie más va a poner tanto de su parte en que un proyecto funcione. Es mejor que vayamos teniendo eso claro. Desde luego, el emprendedor debe asumir esa mayor responsabilidad a fin de que se ejecuten todas las actividades y proyectos necesarios para asegurar la continuidad de su entidad.

Pero, a veces, es complicado saber a ciencia cierta si un negocio está funcionando o no. Es cierto que hay ocasiones en las que se ve claro: si vendemos todo lo que producimos o lo que anteriormente hemos comprado, las cosas irán bien. Si se vende una parte ínfima, está claro que podemos considerarnos en dificultades. ¿Pero qué pasa si los hechos no son tan evidentes? Es importante saber cómo están marchando exactamente las cosas para actuar a tiempo si es necesario y para no cambiar algo que se está haciendo bien. ¿Qué manera tenemos de analizar esto?

Una de las respuestas la tiene el portal web Entrepeneur, que desvela 6 aspectos básicos que nos permitirán saber si nuestro negocio es rentable o no. Esos aspectos son los que atañen al servicio o producto, a la resolución del problema que ese servicio o producto ofrece, el establecimiento de un público objetivo, los costes de producción o de prestación del servicio, la verificación de tendencias o las posibilidades que tenemos para innovar. Si esas cuestiones nos ofrecen respuestas positivas, está claro que nuestro negocio tiene muchas opciones de ser rentable. El consejo será entonces que sigamos trabajando en la misma línea. Si, por el contrario, las respuestas son negativas en su mayoría, tenemos que empezar a trazar una hoja de ruta para revertir nuestro trabajo.

La página web Emprendedores no solo se centra en 6 consejos, sino que tiene en cuenta un total de 30 preguntas que nos pueden ayudar a descubrir si la actividad a la que estamos dedicando nuestro tiempo nos genera rentabilidad o no. Entre esas preguntas se encuentran algunas destinadas a analizar los costes de producción, los costes de oportunidad, la previsión de ventas… Si, como decíamos en el párrafo anterior, las respuestas a estas preguntas son positivas, solo tenemos que seguir como hasta ahora. Pero si la situación es la contraria, más nos vale transformar nuestra rutina de trabajo si no queremos empezar a ver cómo decae la entidad.

Cada vez son más las empresas que, para conocer de primera mano si su negocio es rentable y en qué medida, utilizan un software de gestión que les puede proporcionar algunas pistas de cara a maximizar y optimizar su trabajo diario. Nos lo cuentan desde Profiture, cuyos profesionales han venido identificando una mayor necesidad de este tipo de softwares entre las entidades españolas y europeas en los últimos años.

Una necesidad que a muchas empresas de Estados Unidos les ha salvado la vida 

Son numerosos los casos en los que un software como del que venimos hablando puede considerarse como el principal salvador de una empresa. Los ejemplos más numerosos y evidentes los encontramos en un país como Estados Unidos, algo lógico teniendo en cuenta que ha sido en el gigante norteamericano donde se han desarrollado la mayoría de estos softwares y donde llevan más tiempo trabajando con ellos. En los países europeos habrá muchos más casos a medida que las empresas vayan decidiendo depositar su confianza en productos como estos.

No nos cabe la menor duda de que, más pronto que tarde, la mayoría de empresas van a disponer de un software que les permita comprobar el grado de rentabilidad de su negocio. En un mundo como en el que vivimos, en el que la actualidad cambia de una manera tan rápida, es imprescindible disponer de información en tiempo real de lo que está sucediendo con nuestro negocio. Es la instantaneidad de esa información la que puede marcar la diferencia entre la continuidad de nuestra empresa o su defunción.