cropped-a340b29077084fe9ada9c921cc82b33b.png
1212 (1)

Mantelería: elemento que cambian los hosteleros para transformar la imagen de su negocio

Todas y cada una de las actividades económicas que se desarrollan en el interior de nuestras fronteras tienen una importancia que tenemos que valorar. Hay varios sectores que tienen una relevancia más grande que la media y que son considerados fundamentales en el interior de nuestras fronteras. Seguro que estáis pensando que, en el caso de España, la principal actividad es el turismo. Y no os equivocáis en absoluto. Tanto ese sector como el relativo a la hostelería, además del de la construcción, son los que lideran nuestro Producto Interior Bruto con una considerable diferencia con respecto al resto de las actividades comerciales e industriales.

En los párrafos que siguen, vamos a hablar de una de las actividades a las que hacíamos referencia en el párrafo anterior, que no es otra que la de la hostelería. Es un sector básico porque cuenta con un arraigo muy grande en la sociedad española de nuestros días, si bien es cierto que esto no es nuevo porque acudir a bares y restaurantes es algo que nos gusta desde hace una buena nómina de décadas. Disfrutar de nuestro tiempo libre sentados como una copa de vino y una tapa es una de las grandes maneras que tenemos de disfrutar de la vida y no cabe la menor duda de que eso tiene influencia en el hecho de que la hostelería goce de una buena salud en España.

No cabe la menor duda de que la pandemia ha tenido una influencia en los años anteriores en los datos que se han obtenido en el sector hostelero. Durante el año 2020, hubo varios meses en los cuales los bares no tenían permitido abrir y en los que, por tanto, no hubo facturación ninguna. El año 2021 también fue un año bastante duro en el sentido de que se elaboraron un montón de restricciones que pusieron coto a la mejora de los datos obtenidos por parte de los negocios de hostelería de este país. En 2022 empezaron a cambiar las cosas y lo cierto es que un par de años más tarde disponemos de muy buenos registros en lo que está ligado a la hostelería española.

En una noticia publicada en la página web del diario El País se indicaba que, en el año 2023, la hostelería seguía creciendo en España y que se estaban alcanzando los niveles previos a la llegada de la pandemia. Esto muestra que el paréntesis marcado por el coronavirus ya ha pasado y que hemos vuelto a recuperar una alegría que nos fue robada durante algunos años. Es hora de que recuperemos el tiempo perdido y no cabe la menor duda de que no hay una manera mejor de recuperar ese tiempo que disfrutar de los nuestros (amigos o familiares) en la mesa de nuestro bar o restaurante de referencia durante una jornada de descanso en el trabajo.

Según la página web Hostelería Digital, el negocio de la hostelería creció entre un 5% y un 10% durante el año 2023 en lo que a facturación se refiere, si bien la rentabilidad ha disminuido como consecuencia del aumento en los precios y la inflación. Ni que decir tiene que esto ha tenido una influencia muy grande en todos los bolsillos y en todos los negocios, que han tenido que asumir un sobrecoste en los suministros pero que han tenido que mantener más o menos sus precios para intentar ser competitivos en un mercado como lo puede ser el hostelero, que presenta una competitividad muy alta.

Durante los meses en los que los negocios de hostelería han permanecieron cerrados o sufrieron restricciones por culpa de la pandemia, los dueños y dueñas de estos establecimientos le dieron vueltas en su cabeza a algunos de los cambios que querían incorporar para su negocio una vez que pudieran abrir al público de una manera completamente normal. El objetivo era optimizar el tiempo y no tener que invertir ese tiempo para cuando fuera posible mantener el negocio abierto sin ningún tipo de restricción. Fue durante ese confinamiento cuando nacieron las ideas de cambio que se han ido implementando desde el año 2020.

Estos fueron algunos de los cambios implementados por buena parte de los bares y restaurantes después de la pandemia:

  • Cambios de ubicación. Muchos dueños y dueñas de estos negocios optaron por trasladar su negocio a otro lado con el objetivo de potenciar las ventas y ganar en visibilidad.
  • Reforma del local. Era una de las grandes necesidades de los bares y restaurantes españoles. Para acometer este proyecto es necesario invertir varios días de trabajo, así que… ¿Qué mejor momento que haberlo hecho durante un periodo como en el que no se podía abrir en las mismas condiciones que de costumbre?
  • Cambios en los accesorios. Implica el cambio de vajillas, mesas, puertas, mantelería… con el fin de darle un pequeño cambio de imagen al negocio sin tener que invertir demasiado dinero en ello.

Una de las principales apuestas de los negocios hosteleros a la hora de acometer reformas en los últimos años ha sido la de cambiar aspectos como su vajilla, sus mesas e incluso su mantelería. Este tipo de cosas, aunque no lo parezca, tienen una cierta influencia porque se ofrece un cambio de imagen en el negocio que la gente desea ver y que incentiva la venta. En Tecsome, entidad especializada en la fabricación de productos de papel entre los que se encuentra la mantelería para bares y restaurantes, nos han indicado que la demanda de este tipo de producto ha cambiado precisamente con el objetivo de proporcionar otro tipo de imagen a estos negocios en un momento en el que necesitan crecer más que nunca.

No se debe olvidar la calidad del producto… y del servicio

Lo que hemos venido comentando es totalmente cierto e interesante. Realizar cambios en el restaurante o bar es importante puesto que permite que muchas personas tengan el interés por volver a visitar el local y obtener nuevas impresiones. Sin embargo, hay cosas que no deben cambiar en un tipo de negocio como del que estamos hablando. La calidad del producto y del servicio son dos de las cuestiones de las que nunca nos podemos olvidar y que van a jugar un papel muy relevante a la hora no solo de atraer al público, sino de conseguir fidelizarlos, que es algo todavía más complicado.

El producto es básico para que la gente desee venir a nuestro bar. Apostar por productos de nuestra tierra es una buena idea en este sentido porque nos va a permitir conectar más rápidamente con la gente y demostrar que somos una garantía de calidad. Jamón, queso, paella, vino… son algunos de los productos más típicos de nuestra tierra y se trata de alimentos que no pueden faltar en ningún bar. Nos consta que están en todos los negocios hosteleros de este país. No es para menos. Esto es siempre fundamental para conseguir que nuestra imagen dentro del atomizado mercado hostelero sea la mejor posible y tengamos posibilidades de crecer.

El servicio también es elemental. De hecho, puede darse el caso de que tengamos un producto que sea de la máxima calidad pero que la gente no acuda a nuestra local por culpa de un servicio deficiente. La consecución de un servicio de calidad depende en buena medida de aspectos que tienen que ver con la atención al cliente en todo tipo de empresas: el ser agradecido, ofrecer la mejor de nuestras sonrisas, proporcionar respeto y procurar no hacer de las esperas demasiado largas son algunas de las cosas de las que no nos podemos olvidar en absoluto en ningún momento.

De la combinación de ambos factores depende el éxito que pueda llegar a tener un bar o restaurante en nuestro país o en cualquier otro lugar. La gente quiere comer y beber algo que sea de calidad y que se les trate de una manera correcta, más formal o más informal, pero correcta a fin de cuentas. Es lógico que así sea porque es lo que pensamos todos y todas cuando nos toca comer fuera de casa algún día. A nadie le agrada una situación en la que el producto no esté lo suficientemente cuidado o que el servicio que reciba no sea el correcta. Desde luego, en caso de que no cuidemos lo suficiente de estos factores, podemos darnos por perdidos.

Los bares y restaurantes españoles están más preparados que nunca para hacer frente a estas demandas de las que estamos hablando. Y ese es uno de los mejores argumentos de venta que tienen estos negocios. Por eso somos un país que es reconocido mundialmente por la cantidad de negocios de hostelería de los que dispone y por su calidad. Esperamos que todo continúa igual de cara a las próximas décadas. Será una señal que indicará que seguimos haciendo las cosas realmente bien dentro de este sector en España. Eso es algo de lo que nos tenemos que enorgullecer y que nos tiene que provocar el deseo de ir a nuestros bares y restaurantes de confianza.

 

Relacionado

Scroll al inicio