Los usos del poliéster te sorprenderán

Los usos del poliéster te sorprenderán

Los plásticos llevan entre nosotros bastante tiempo, ya que fue allá por el mil seiscientos antes de cristo, en las culturas antiguas mesoamericanas, cuando se empezó a procesar el caucho natural en objetos sólidos para atar cabezas de hacha, hacer agarradores de madera o figurillas humanas.

Pero no fue hasta mil ochocientos treinta y nueve cuando Goodyear y Hancock desarrollaron la vulcanización del caucho que lo endurecía y lo hacía resistente al frío. De esta manera se empezó a comercializar el plástico, que se fue desarrollando a través de los años hasta cobrar un papel fundamental en la Segunda Guerra Mundial.

Los plásticos han sido utilizados hasta la saciedad en diferentes industrias, y esto ha sido beneficioso en términos de utilidad y económicos. El ahorro que produce los plásticos es bastante elevado si lo comparamos con la utilización de otros materiales que se utilizan en la industria, como por ejemplo el aluminio en algunos casos.

Pero esto también ha sido un gran problema, ya que los diferentes plásticos se han vertido sin control a los océanos, creando imágenes devastadoras. Esto ha afectado notablemente a la flora y a la fauna marina, y cada día recibimos noticias impactantes de muertes derivados por los plásticos.

El principal problema no son los plásticos, sino como hemos gestionado el tratamiento de éstos una vez que han cumplido su uso. Aquí cabe destacar que no todos los plásticos son los mismos, ya que la composición de los mismos puede derivar en la reutilización de los mismos a través del reciclaje.

Es el caso del poliéster, un tipo de material plástico frecuentemente utilizado en nuestro día a día y que presenta un gran grado de reutilización. En el artículo de hoy vamos a hablar de cómo se obtiene el poliéster, así como de algunas de sus características y aplicaciones, las cuales son desconocidas por la mayoría de la población.

De ropa a piscinas pasando por bidones

Para acostumbrarnos más a cómo se utiliza el poliéster, tenemos que saber cómo se obtiene el mismo. Pues bien, los poliésteres son polímeros que se obtienen de otros polímetros sintéticos, y que es famoso por su utilización en el mundo de la moda, debido a que durante el procesado del poliéster este pasa a ser una resina céntrica, unida en una tela de fibras resistente a las arrugas.

El poliéster se produce a partir de productos químicos derivados del petróleo o del gas natural, y requiere la utilización de recursos no renovables, y de grandes cantidades de agua para su enfriamiento. Pero una vez que se fabrica el poliéster, se puede aplicar para muchas aplicaciones que no dañan el medio ambiente.

De hecho, el poliéster se puede considerar un tejido químico respetuoso con el Medio Ambiente cuando este no parece mezclado, ya que se puede quemar y reciclar. Además, cabe destacar que también se pude fabricar a través de botellas de Polietileno utilizadas, lo que también beneficia al medio ambiente.

La categoría de polímeros que contiene el grupo funcional en la cadena principal incluye policarbonato y polietileno tereftalato. Esto nos indica que tras el proceso de polimerización se obtiene una fibra que es la base para elaborar los hilos para coser y la fabricación de los bordados. Aunque gracias a su facilidad a la hora de fundirse y moldearse puede albergar usos muy diferentes.

Y es que las propiedades del poliéster son muy interesantes, ya que por un lado no absorbe el agua, absorbe bien el calor, resiste a los ácidos, álcalis y blanqueadores. Además de todo esto, pueden adaptarse las fibras para el uso en moda textil, del hogar o en filamentos utilizados como filamentos continuos.

Gracias a su capacidad para repeler el agua, a la resistencia a los ácidos, álcalis y manchas, así como su alta estabilidad para mantener la forma consistente y a la resistencia al estiramiento, es un material excelente para su utilización en depósitos de poliéster, así como en piscinas, un dato poco conocido por el público en general. De hecho, la empresa Poliéster Eurosur es especialista en la fabricación de piscinas, depósitos y otros productos de poliéster reforzado de fibra de vidrio y resina de alta resistencia mecánica, en Sevilla.