Idiomas: la llave para el mercado laboral

Centros educativos como European Idiomas se han convertido, en estos tiempos de crisis e incertidumbre laboral, en uno de los recursos capitales para enriquecer el propio currículo y para posicionarnos a la cabeza de la carrera por el empleo. Y es que el conocimiento de un segundo e incluso un tercer idioma es un requisito imprescindible que los departamentos de recursos humanos de las principales empresas del país exigen para completar sus eventuales vacantes en la plantilla. Incluso no es necesario acudir a las compañías más ambiciosas del mercado nacional para toparse con esta demanda de un segundo idioma que, por lo general, se corresponde con el inglés, la lengua franca de la edad contemporánea. Aproximadamente, tres de cada cuatro ofertas de empleo publicadas tiene a la lengua de Shakespeare como uno de los puntos de cumplimiento obligatorio para acceder al puesto. De ahí que, en los últimos años, los centros de enseñanza de idiomas constituyan uno de los pilares básicos en la formación de todo trabajador que desee acceder con garantías al reñido mercado laboral.

World Map«Lo que hemos notado es que en los últimos años hay más demanda de cursos de inglés, sobre todo de personas de mayores de 25 años que en muchos casos invierten sus vacaciones o aprovechan que están en paro para aprender un idioma porque ven que es bueno para mejorar sus opciones laborales», explicaba ya en 2012 a RTVE.es Virgina Molet, organizadora de la Feria Internacional de Idiomas en el Extranjero, un evento especializado en este sector de la enseñanza con cada vez más tirón entre la población española y que ofrece productos y servicios adecuados a casi todas las franjas de edad, además de talleres, debates y mesas redondas acerca de la situación de la enseñanza y el aprendizaje de idiomas. “En las charlas, se explicará la importancia que tiene hoy en día que el trabajador tenga una experiencia laboral internacional, también que ya no solo es importante saber inglés, sino que conocer un segundo idioma extranjero tiene un valor añadido, que para los más jóvenes, no vale solo con aumentar el número de horas en los colegios…”, insistía la responsable de la feria en sus declaraciones al canal público.

A pesar de la incuestionable importancia del aprendizaje de un segundo idioma, este proceso de formación cuenta todavía con notables carencias en España, uno de los países de la Unión Europea con peores índices en conocimiento de inglés. Según el estudio English Proficiency Index (EPI) de la organización Education First (EF), que clasifica a un total de 63 países y territorios, España se sitúa en el puesto veinte, apenas en el rango intermedio. Muy lejos de los líderes en conocimiento de inglés, que son Dinamarca, Países Bajos y Suecia. De acuerdo con esta entidad, el conocimiento del inglés está directamente relacionado con la calidad de vida de la población, determinada en el índice de Desarrollo Humano -un indicador del desarrollo humano por país, elaborado por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, basado en un indicador social estadístico compuesto por tres parámetros que son la vida larga y saludable, la educación y un nivel de vida digno- o el Índice de Prosperidad Legatum -un ranking anual elaborado por el Instituto Legatum que agrupa a 110 países de acuerdo a una variedad de factores, entre ellos la riqueza, el crecimiento económico, el bienestar personal y calidad de vida-. “Existen pocos países con dominio de inglés bajo y moderado que muestren altos niveles de desarrollo”, defienden desde el estudio. “Sin embargo, todos los países con niveles altos y muy altos tienen un buen lugar en el Índice de Desarrollo Humano y en el Índice de Prosperidad Legatum”.

No obstante, ¿está siempre justificada la exigencia del inglés en cada oferta de trabajo? La I Encuesta Adecco Professional sobre Exigencia de Idiomas dice que no. El 63,3 % de los profesionales encuestados por la compañía de recursos humanos indica que no utilizan los idiomas que les fueron exigidos al ser contratados. Un dato que contrasta con el 53,7% de los encuestados que reconoce que se le exigía el dominio de una lengua extranjera en la última entrevista de trabajo a la que acudió. Además, dentro del 37 % de los encuestados que afirman sí hacerlo, el 14 % reconoce que su empleo solo es esporádico. En cualquier caso, citando el estudio, es innegable la amplia demanda de idiomas que domina el mercado laboral de España. “El inglés es la lengua extranjera que más solicitan las empresas en las entrevistas (61,3 %). El francés aparece como el segundo idioma más requerido, aunque a gran distancia, con el 11,3 %. Y en un 10,7 % de las entrevistas se exigía el conocimiento de alemán”, sentencia Adecco.