Hormigón impreso, la estrella de los próximos años

El hormigón es uno de los grandes desconocidos a la hora de construir pensando en el embellecimiento, además de la eficiencia. Hace unas semanas, acudí a una cena en casa de unos familiares. Como era el día en el que nos iban a presentar su vivienda recién adquirida, nos ofrecieron el clásico tour por la vivienda y los alrededores. Mi sorpresa llegó cuando en el patio (la casa era un chalet individual en una localidad de Valencia) descubrí una entrada al garaje que ofrecía algo de belleza, sobre todo gracias al color y la textura. Me comentaron que la había construido un amigo cuya empresa se dedica a la técnica de construcción del hormigón impreso en Valencia.

Después de aquella cena, en la que me había picado la curiosidad al ver aquellas entradas, así como el suelo a dos colores, me puse a leer sobre el tema con cierto interés. De esta forma descubrí que el hormigón, ese material que solemos tener en la cabeza como algo tan tosco y robusto que hay que tapar y esconder, ofrece diversas posibilidades en cuanto a la decoración. Quizás por eso, en los últimos años se haya convertido en una tendencia a la hora de construir las viviendas e incluso los espacios públicos.

Su principal valía con respecto a otros materiales es que el hormigón impreso, si el terreno se ha preparado en condiciones, permite un aspecto muy naturalizado, que además ofrece la posibilidad de combinar distintos hormigones, con colores y texturas distintas, que permiten la decoración desde el primer momento. La mezcla de robustez y decoración lo convierten en un elemento primordial para la construcción, ya que sin perder ninguna propiedad de las que se le presumía, también ofrece calidad en la que podríamos denominar su faceta más “artística”. Esta característica lo convierte en un componente ideal sobre todo para terrazas y patios, como los que pude ver en la casa de estos familiares.

No obstante, tras leer varios artículos sobre la nueva tendencia a utilizar el hormigón, descubrí que también existe otra técnica basada en este elemento, conocida como la técnica del hormigón pulido. Convertida en tendencia en los últimos años, esta técnica transmite una sensación de limpieza y naturalidad debido a su aspecto. Además, si contamos con las inestimables facilidades de limpieza que ofrece el material en cuestión, se comprende que de un tiempo a esta parte sea una de las elecciones que gozan de más popularidad. En este sentido, además, esta propiedad ha ocasionado que el hormigón pulido se haya comenzado a utilizar en las zonas públicas, residenciales y comerciales. Muchos de los suelos que pisamos hoy en día están fabricados en hormigón pulido: las oficinas de nueva creación, los nuevos garajes y todo tipo de nuevas construcciones que ya han descubierto el poder de este material.

No pude resistirme a saber algo más y llamé por teléfono a este familiar para que me contase dónde había contratado la construcción. Quería informarme un poco más. Me hablo de una empresa que opera en Valencia, Alicante y algunos puntos de la región. Se trata de Pavimentos Veran, expertos en la colocación, el mantenimiento y la reparación de pavimentos de hormigón impreso. Al informarme del trabajo de esta entidad, lo primero que me comentaron es que el hormigón impreso es perfecto para zonas de mucho tránsito o que, en condiciones normales, tendrían mucho desgaste. Su resistencia a la fatiga, a las inclemencias meteorológicas y a la erosión lo convierte en un material duradero y con un coste de mantenimiento escaso. Por otra parte, sus propiedades antideslizantes y su impermeabilidad hacen de este material un elemento que puede funcionar tanto en espacios públicos, como pavimentos rurales, calles peatonales o zonas comerciales de mucho tránsito, así como en espacios particulares con superficies que generalmente estén mojadas, como los alrededores de una piscina o de un jardín. Si a todo ello le sumamos el embellecimiento que permite debido a su enorme capacidad de combinación, ya sea entre sí o con otros materiales de construcción, con varios colores y tipos, o texturas, el hormigón impreso se postula como uno de los materiales de construcción del futuro.