Formas de emprender sin hacerte autónomo

Formas de emprender sin hacerte autónomo

Se dice que nuestro país, España, es uno de los complicados para aquellos que desean probar suerte y emprender su propio negocio. Aparte de los tropecientos requisitos que debemos cumplir en cuanto a instalaciones, por ejemplo, si montamos una tienda o local, están también las altas tasas para establecernos en el régimen jurídico de los autónomos. Imaginaos que, hablando en lenguaje coloquial, ya vais bastante pelados al comienzo de vuestra actividad entre pagar la luz, las reformas necesarias, el agua, el gas o los materiales que necesitáis para llevar a cabo vuestro trabajo, pues ya lo que os falta es encima tener que pagar el impuesto de autónomos, que como muy poco (a excepción de las recientes ayudas para jóvenes durante los primeros seis meses de actividad) debéis aportar también a las arcas del estado otros casi 300 euros mensuales para cumplir con vuestras obligaciones tributarias. Eso sí, a diferencia de un asalariado no tendréis ventajas como el paro. Pues bien, sabiendo que esto es un verdadero calvario para muchos, hoy os vamos a hablar de una forma de emprender pequeños negocios sin tener que incurrir en este gasto.

iae

Haz números y conviértete en emprendedor.

Sabemos que en la actualidad, en estos tiempos de crisis, lo mejor es emprender, tanto si estás en el paro como si estás trabajando y tienes miedo de que te manden a la calle porque las cosas en tu empresa no están muy bien y ves que hay recortes de personal. Emprender es la solución a la falta de empleo por cuenta ajena, aunque está claro que te puede salir mal y no encontrar público para lo que vendes. En este caso, para aseguraros de que hacéis todo lo posible por el éxito, desde nuestra web os recomendamos que optéis por la especialización, como los amigos de esta empresa dedicada a la venta de zapato de niño, Andandito. Estos empresarios venden zapatos de bebé online, también de niño y de niña, pero no se dedican más que eso. Así, tienen una gran oferta, se dirigen a un público muy concreto y han encontrado su nicho de mercado logrando unas ventas increíbles. Está claro que también se debe a su gran relación entre calidad y precio en sus productos, pero lo cierto es que han sabido hacerse un hueco en el sector gracias a la especialización. Se pueden vender zapatos para toda la familia en general, pero seguro que cuando un cliente haga una búsqueda en Internet para encontrar zapatos de bebé en particular, esta será una de las principales tiendas que salgan como destacadas, lo que hará que se decante con ella.

Pues como decíamos, al igual que los compañeros de Andandito, nosotros también podemos buscarnos la vida para emprender sin tener que pagar grandes sumas de dinero al Fisco. Y desde aquí vamos a daros una solución que sirve para aquellos que ya tengáis un trabajo remunerado por cuenta ajena. De esta forma, vuestra empresa, aquella para la que trabajáis, ya está cotizando por vosotros a la Seguridad Social, por lo que no es necesario duplicar ese aporte de dinero si queréis emprender.

Si vuestro contrato con la empresa principal que os sustenta económicamente no tiene cláusulas de exclusividad, podréis ejercer para otras compañías y también por vuestra cuenta. En este último caso, ya que como decíamos nuestro aporte a la Seguridad Social ya lo hace la empresa principal, para poder emitir facturas y emprender nuestra actividad por nuestra en cuenta, en casa por ejemplo, podemos darnos de alta en IAE o Impuesto de Actividades Económicas.

De una manera rápida y sencilla, diremos que este organismo del Estado nos permite facturar (claro está, declarando el IVA de manera trimestral y el haciendo declaración de IRPF de forma anual) de forma anual la misma cantidad total que si multiplicásemos el salario mínimo interprofesionales por las doce mensualidades de un año sin darnos de alta como autónomos. Eso sí, en caso de superar esa cantidad, ya no podríamos tirar de este recurso.

Se trata de una forma ideal para aquellos que por ejemplo ingresen por dar alguna conferencia de vez en cuando, por escribir algún libro o por trabajar como corrector de libros desde casa, por ejemplo, entre otras muchas actividades. Además, todos los materiales que necesitemos para esta actividades, como pueden ser ordenadores, tinta de impresora o la gasolina del coche, tienen un IVA que también podemos desgravarnos a la hora de hacer nuestras declaraciones y así compensarlo con aquel que tenemos que pagar.

Como veis, una buena forma de empezar sin tener que endeudarnos.