El turismo rural gana peso dentro del negocio turístico nacional

Hay muchas maneras de hacer turismo en un país que presenta tanta riqueza en este sentido como España. Hace tiempo que dejamos de ser un país caracterizado solamente por el sol, las buenas temperaturas y nuestras costas. A lo largo de las últimas décadas, hemos promovido con éxito otros modelos de turismo, como el turismo de interior y el que va a ser protagonista de este artículo: el turismo rural, que cada vez cuenta con una mayor popularidad en el interior de nuestras fronteras y que está construyendo un crecimiento sólido y verdaderamente interesante.

No es de extrañar, por tanto, que la oferta turística en materia rural se haya multiplicado en los últimos años. Cada vez son más los hoteles rurales, los hostales y más entidades que trabajan para ofrecer una experiencia idónea para todas aquellas personas que confían en el turismo rural como medio para disfrutar de unas vacaciones que estén marcadas por la tranquilidad y la paz con las que no contamos durante el resto del año. Y es que no cabe la menor duda de que el turismo rural es una opción realmente interesante y no solo a causa de la pandemia, que parecía haber puesto al sector en el lugar que le corresponde, sino merced a un trabajo diario al que hay que atribuir mucho mérito.

Según un artículo publicado en la página web de la agencia de noticias Europa Press, el turismo rural había crecido 5 puntos a lo largo del año 2021 con un gasto medio de 30 euros por persona y noche. La verdad es que este crecimiento, a pesar de producirse en el segundo año de pandemia, tiene ya poco que ver con esta puesto que ese año ya había caído por completo el Estado de Alarma y las opciones de visitar cualquier lugar ya estaban abiertas. Lo que ocurre es que nuestro cerebro ha hecho ‘clic’ y ha empezado a demandar opciones que propongan esa relajación que, por mucho que queramos, no encontramos en los lugares de costa.

Tanto es así que, según una noticia publicada en la página web del diario El Español, Castilla y León, una comunidad autónoma que no tiene salida al mar, había liderado los registros de turismo rural en el mes de junio del pasado 2022 con 64.000 turistas. Hablamos de una región en la que la densidad de población es muy pequeña, de las más reducidas de España, y que constituye, por tanto, una referencia en materia de paz y tranquilidad, que como ya hemos dicho son dos de las grandes pretensiones que tiene la gente en materia turística.

Todas aquellas personas que conocen el negocio del turismo rural saben de sobra que se está desarrollando este sector a toda velocidad en España. Desde Ruralzoom nos han hecho saber que la cantidad de búsquedas que hay en Internet en relación a establecimientos ligados al turismo rural, que ya venía creciendo antes de la llegada del coronavirus, ha terminado de explotar en el año 2022. Y todavía se puede seguir desarrollando de cara a los próximos años.

¿Qué beneficios engloba este modelo de turismo? 

Son muchos los beneficios que se pueden extraer de un viaje con destino a un lugar que tenga algo que ver con lo rural. Aquí os desgranamos alguno de ellos.

  • Lo primero de todo es que es una inversión en tranquilidad. Gracias a un viaje como este, tenemos la posibilidad de olvidarnos de todo lo que tiene que ver con la rutina y la ansiedad o el estrés ocasionados por el trabajo.
  • En segunda instancia, hay que destacar que nos proporciona la posibilidad de conectar con la naturaleza, que es algo que la gente demanda cada día más.
  • Es idóneo para toda la familia, con independencia de la edad que tenga cada miembro de ella.
  • Nos permite conocer lugares que, a pesar de no encontrarse entre los más visitados de todo el país, nos descubren nuevas perspectivas y modelos de vida.
  • Finalmente, nos hacen ganar en salud puesto que los días en los que nos encontremos en un entorno rural vamos a poder respirar un aire limpio como el que, por desgracia, no tenemos en las grandes ciudades.

Todo lo que tenga que ver con el turismo rural tiene todavía mucho que aportar en materia turística para nuestro país y su economía. Y es que, hasta ahora, hemos sido los españoles y las españolas quienes hemos tirado de ese carro. Desde ahora, también lo van a hacer los turistas internacionales, a los que ya no solo llama la atención nuestra costa y nuestro sol. La mejor manera de valorar el modelo turístico de este país es tener en cuenta la variedad de opciones que existen para disfrutar de todo lo que España tiene para ofrecer.