Consejos prácticos sobre cómo empacar tu vida y mudarte a otra ciudad

Consejos prácticos sobre cómo empacar tu vida y mudarte a otra ciudad

Si cambiar de domicilio es algo que provoca incertidumbre, mudarse a otra ciudad es aún más complicado. Esto porque ya de por si cualquier cambio, aunque al final sea para bien, nos causa nervios y ansiedad al principio, cuando estamos a la expectativa de como se desarrollarán las cosas y cuando nos tenemos que enfrentar a una situación de la que no sabemos nada.

Por un lado, tienes que lidiar con la carga emocional que representa estar dejando atrás recuerdos al abandonar el lugar en el que hemos construido una vida entera, desprendiéndonos de apegos materiales y familiares para comenzar una nueva etapa y  un “comienzo desde cero.” Además del estrés dejar la vivienda, el proceso de la mudanza, la llegada a otra ciudad, tu adaptación a ella, y la ejecución de los trámites administrativos que conlleva todo este cambio.

Así mismo, la mudanza es un proceso complicado, no sólo por lo que tienes que empacar, sino por todos los otros trámites que debes realizar, e incluso esto se complica más cuando hay que mudarse a otra ciudad, teniendo que desmontar, transportar y montar la vivienda al nuevo destino y toda la documentación  correspondiente.

Sin embargo, Servieco, compañía de mudanzas nacionales e internacionales con base en Barcelona, llega a tu auxilio con una serie de consejos prácticos para enfrentar este proceso de mudanza:

Prepárate

Antes de mudarte de ciudad, es fundamental que te prepares todo lo que puedas, esto significa que debes buscar información sobre muchas cosas; principalmente de dónde estarás. Es muy importante que previo a tu mudanza, te asegures de encontrar un sitio al cual llegar en la ciudad a la que vas hasta que consigas un lugar propio (si ya no lo has hecho), ya sea a casa de algún conocido, a un inmueble rentado o comprado, incluso a un hotel.

Esta precaución debes tomarla aún con más seriedad si la ciudad a la que deseas desplazarte es totalmente desconocida para ti, de esta manera, de forma que te ahorres algún momento incomodo al llegar. También es necesario que te informes sobre los sistemas de transporte, principales centros comerciales, hospitales, hoteles, supermercados, todos aquellos negocios que puedan ser de tu interés y sobre todo sobre los que se encuentran cerca de la zona en la que te quedarás. Estar preparado será vital y te ahorrará tiempo, dinero, y estrés.

Pide recomendaciones

Consulta a conocidos (si lo tienes) en el nuevo destino o usa Facebook o Twitter para pedir consejos, recomendaciones y tips a los locales y así, recaudes la mayor información posible.

Ahorra

Aunque mudarte de casa y de ciudad acarrea muchos gastos de mudanza, estos no son los únicos costos que tienes que contemplar, pues también debes salvar dinero para los imprevistos, emergencias y gastos extras que al llegar a un nuevo hogar seguramente aparecerán.

Deshazte de lo que no necesites

Mudarte de casa y más si es a otra ciudad es un momento perfecto para deshacerte de cosas viejas o que ya no necesitas y hacer que este proceso sea menos complicado.

Este quizá es uno de los aspectos más importantes antes de la mudanza y existen varios métodos por los que puedes optar, desde los donativos, hasta las ventas de garaje. Esta segunda, te puede servir incluso para recolectar fondos para el viaje mismo, lo que resulta en una ventaja.

Arma un kit de supervivencia

Es bien sabido que prevenir, es mejor que lamentar; por lo que es recomendable que elabores un pequeño kit con los materiales básicos de supervivencia en la ciudad, como un poco de dinero en efectivo, sábanas, toallas, jabones, desodorantes y otros productos de uso básico que podrías necesitarlos primeros días. Esto, como prevención a inconvenientes comunes, como por ejemplo que no hayas rentado un piso amueblado, y debas esperar cierto tiempo por la llegada de tu mudanza. Si cuentas con este kit, te librarás de tener que gastar más dinero en comprar esas cosas que vas a necesitar con urgencia.

A la hora de la mudanza

Llegado este momento, puedes elegir entre pagarle a profesionales que se encarguen de ello,  pedírselo a un conocido, o hacerlo tú mismo, para lo cual primero debes tomar en cuenta la cantidad de bienes que deseas llevar. También deberás considerar los pros y contras de cada una de las opciones, y luego, elegir la que sea más favorable, dependiendo de la distancia, tu tipo de vehículo, entre otras cosas.

El momento de hacer cajas

Para tener una mudanza preparada a tiempo, necesitas empezar con tres semanas de antelación. Puedes recolectar materiales como cajas, papel de periódico, plástico de burbujas, espuma de poliuretano, etc., para utilizarlos para embalar tus muebles y pertenencias.

Te recomendamos también comenzar por aquellos objetos que son de poco uso en tu cotidianidad, como los cuadros, libros, entre otros, para que al momento de realizar la mudanza, tengas ya las cajas selladas y etiquetadas con los objetos que deseas llevar dentro.

También puedes iniciar empacando primero las cosas pequeñas y hasta el final lo más grande. Y por último, te recordamos que no está de más que hagas un inventario para evitar sorpresas desagradables al recibir tus pertenencias en tu nuevo hogar.

Desmontando la casa

Suena difícil, pero cuando te mudas a otra ciudad, desmontar la casa por completo es lo mejor para seguir un orden específico.

Como te comentamos en el punto anterior, iniciar primero con objetos de poco uso cotidiano y sigue a partir de allí, o desde los objetos pequeños a los objetos más grandes, como por ejemplo, de lámparas a mesas, procurando tenerlo todo listo en el menor tiempo posible.

Al momento del viaje

Al momento de partir, asegúrate de no dejar cosas importantes pendientes. Te recomendamos realizar un cronograma de actividades con días de antelación, incluyendo tus primeros días en tu nueva casa. Así, no tendrás pendientes sorpresivos que debas resolver 10 minutos antes de partir.

Una de las cosas que tienes que asegurar es que tu servicio de transporte tenga la dirección correcta del sitio que habitarás en la otra ciudad, así puedes evitar retrasos innecesarios en tu mudanza o recargos por algún cambio de dirección de última hora.

Llegando a la nueva ciudad

Una vez que hayas llegado a tu destino, debes utilizar toda la información que preparaste para establecer nuevos lazos. Visita los sitios económicos más cercanos, infórmate mejor sobre las rutas de transporte y/u otras rutinas que posea la ciudad. También, es fundamental que te enfoques en cosas como tu empleo, ya sea que tengas uno o debas buscarlo, para tener todo preparado en cuestión de días.

La llegada de la mudanza

En este punto, la recomendación es que al recibir tus bienes los contrastes con el inventario que realizaste y si puedes, incluso comparándolo con el de la empresa de transporte. Esto también aplica si has hecho la mudanza tu mismo o con un conocido, en cualquier caso, debes verificar que todo llegó sano y salvo.

 Amueblando tu nueva residencia

Para hacer esto de la manera más efectiva, es recomendable comenzar al revés de como empacaste, primero los objetos grandes como muebles, sofás, camas, clósets, estufa, nevera, lavadora, entre otros. De forma que puedas distribuirlos de manera muy sencilla dentro de los espacios del nuevo recinto.

Luego que hayas dispuesto el sitio de cada una de las cosas de gran tamaño, ahora si puedes comenzar con los objetos pequeños, que requieren de más dedicación y cuidado. Y ya por último, puedes tomarte tu tiempo para organizar todo, dándole tu toque personal.

No dejes lo administrativo ni los avisos para el final

Avisarle al banco, a la CFE, al INE, al cable, a tu compañía de internet, etc. que te vas a mudar de ciudad es uno de los puntos más importantes y que debes realizar con mayor antelación, ya que se trata de trámites que se suelen tomar su tiempo, y si pierdes contacto con algunas entidades, te podrías perder de cosas importantes.

Por ejemplo, cambiar de domicilio en el DNI y pasaporte es un trámite gratuito y no será necesario aportar fotografías, simplemente debes solicitar cita previa, pero deberás esperar a que te asignen una. También se recomienda avisar a la Dirección General de Tráfico, por si se tiene permiso de conducir, para futuras notificaciones.

Los afiliados a la Seguridad Social también deberán actualizar los datos en las oficinas de la seguridad social o hacer el trámite online.

Hacienda es otro ente al que también se le debe notificar,  especialmente, si se es autónomo y dicha mudanza afecta al domicilio fiscal, para poder recibir las notificaciones de la Administración y por lo tanto, para evitar complicaciones en el caso que fuera reclamada información o importe por su parte.

En conclusión, mudarse de ciudad no es tarea fácil. Pero, siguiendo estos  consejos a considerar si te puedes hacerlo mucho más sencillo, así que intenta seguirlos todos y considerar siempre todas las opciones a mano. Recuerda que la preparación es el secreto para el éxito.