Las energías alternativas, un negocio con mucho futuro

Las energías alternativas, un negocio con mucho futuro

En la actualidad dependemos en gran medida de las energías fósiles para realizar nuestras actividades diarias, desde conducir hasta tener luz o escribir a lápiz ya que la materia prima de productos como estos proviene de prehistóricos materiales como el carbón o el petróleo. Todos estos elementos a los que les debemos parte del progreso que actualmente tenemos, poco a poco se irán agotando ya que las reservas de los mismos son limitadas, por lo que debemos ir adaptándonos a energías alternativas y más ecológicas como lo son la solar, la eólica o la biomasa. Esta transformación podemos llevarla a cabo en nuestra casa mediante la instalación de placas solares como las de Eficiencia V ya que con ellas nos ahorraremos gran cantidad de dinero.

Hablamos de dinero, pero también de dar el primer paso para tener una vivienda sostenible y es que con la instalación de placas fotovoltaicas conseguimos dejar de depender o al menos hacerlo en una medida mucho menor del suministro de luz habitual. En la mayoría de países de la Unión Europea los gobiernos estatales incentivan la instalación de estas placas para así poder cerrar de manera definitiva plantas nucleares y otras fuentes de generación de electricidad que dañan la atmósfera ya que desde el protocolo de Kioto y hace poco con la firma del de París, los gobiernos se han puesto plazos y deberes para reducir la cantidad de partículas nocivas que enviamos al aire y que debilitan gravemente nuestra atmósfera, por ello en este mercado, el de las energías renovables encontramos en la actualidad un nicho de mercado en el que poder desarrollar con éxito nuestra actividad económica consiguiendo a medio y largo plazo una buena cantidad de dividendos.

No solo la energía solar es un buen mercado para invertir, sino que podemos hacerlo en todas las diferentes energías renovables que podemos encontrar en la actualidad como la eólica, la biomasa, la hidráulica, la geotérmica o la mareomotriz, además de la ya mencionada solar. Hablamos de inversión ya que el futuro pasa salvo que se descubra a medio plazo otra fuente, por aquí, por ello, es el momento oportuno para emprender en este sector ya que se dan las mejores condiciones para hacerlo, además tenemos que tener presente que para captar atención podemos vender algunas de las siguientes cuestiones y es que con este tipo de energía tenemos el futuro asegurado ya que son totalmente renovables y su disponibilidad es infinita a diferencia de las actuales como el gas, el carbón o el petróleo. Asimismo, tendremos total independencia respecto a terceros ya que nosotros mismos seremos los productores y no otros países. También debemos saber que estamos haciéndole un favor a nuestro planeta ya que son fuentes limpias y no emiten casi ningún gas de efecto invernadero que pueda destruir la atmósfera, es más, al minimizar las emisiones, contribuiremos a mejorar su estado actual al igual que ocurriría con las personas que padecen ciertos problemas respiratorios que pueden ser debidos o agravados por la contaminación.

Otro de los factores clave, además de evitar guerras por intereses como sucede con los combustibles fósiles ya que cada estado sería capaz de auto suministrarse, es que tendríamos la capacidad de estabilizar los precios de la energía ya que produciríamos tan solo lo necesario dejando algún remanente por si surgen circunstancias adversas, pero siempre de forma ecológica, respetuosa con el medio ambiente y económica.

Inconvenientes de las energías alternativas

No todo son ventajas en las energías renovables y es que disfrutar de ellas a gran escala es muy complicado debido a la producción que puede realizar cada uno de los elementos que, en comparación con una planta nuclear, por ejemplo, es muy inferior o prácticamente residual. Además, debemos realizar una serie de inversiones muy importantes para ponerlas en funcionamiento ya que tiene que ser en cantidades muy grandes por el motivo que os acabamos de mencionar, lo que lleva también que sean necesarias grandes extensiones de terreno para ubicarlas. También debemos señalar algo que es lógico, pero tenemos que tener siempre muy presente y es que no todos los días sale el sol, ni cada día hace aire o van altos los ríos por lo que la fiabilidad en el caudal de suministro no siempre será la óptima si no lo prevemos.