La alergia, un enemigo inesperado para el emprendedor

0
25

La vida de un emprendedor deja poco margen para problemas personales o familiares. La empresa lo abarca prácticamente todo y cualquier imprevisto en el terreno personal implica un gran cambio en el profesional. De ahí que sea tan importante que la persona que se encuentra a cargo de un negocio esté sana y libre de todo tipo de problemas.

En ocasiones, padecer problemas de este tipo es del todo inevitable. Al fin y al cabo todas las personas, a lo largo de nuestra vida, tenemos algún tipo de enfermedad o asunto médico que condiciona, al menos en una pequeña parte, nuestro día a día. Un emprendedor también lo sufre y, en su caso (como en el de todas las personas que padezcan algún problema) es estrictamente necesario que se ponga en manos de los mejores profesionales para disminuir los efectos.

Llevo más de diez años regenerando mi negocio (una franquicia de tiendas de ultramarinos) y jamás había tenido problemas de salud hasta hace apenas unos meses. Aunque se trataba de una pequeña alergia a determinados alimentos, ésta me estaba empezando a causar verdaderos problemas sobre todo a causa de las incomodidades que venía sufriendo (hinchazón de ojos, estornudos constantes y un largo elenco de ejemplos) y que me impedían desempeñar mi función de una manera eficiente.

Decidí tomarme unos días libres para poder encontrar una solución al problema. Trabajando no tenía la posibilidad de efectuar una búsqueda en profundidad, por lo que decidí delegar mis funciones en Iván, uno de los trabajadores de la franquicia, mientras yo me encargaba de poner en orden este asunto.

Durante aquellos días pude comprobar, para gran fortuna mía, que existía una posible solución para mi problema. Dicho faro se llamaba Probelte Pharma, una entidad dedicada a la investigación y desarrollo de vacunas y todo tipo de curas contra amenazas como la alergia. Decidí ponerme en contacto con los regidores de una empresa así porque me convenía sobremanera que conociesen mi caso y que pusieran todos sus conocimientos en funcionamiento para resolverlo.

Desde un primer momento se notó que todos aquellos profesionales poseen una amplia experiencia y los medios adecuados para tratar un caso como el mío. Comprobaron que efectivamente tenía alergia a determinados alimentos y, en función de eso, me propusieron comenzar un tratamiento de inmunología contra alergias que se dividiría en varias fases: una primera de inducción y una segunda de mantenimiento. El periodo estimado para completar el tratamiento sería de varios años pero a cambio conseguiría paliar la anomalía.

En busca de una nueva etapa

Desde que comencé con el tratamiento de Probelte Pharma estoy convencido de que voy a mejorar en todos los sentidos. Creo firmemente que superaré mis problemas con la alergia y que eso me hará mejorar como empresario puesto que volveré a estar en mejores condiciones para ser eficiente. Solo necesitaré tiempo y el apoyo de mis familiares y amigos.

Una de mis amigas, Marga, pasó por algo parecido a lo mío hace ahora tres años. Ella también se había puesto en manos de una entidad como Probelte Pharma y las cosas le estaban yendo bien. Su caso se encuentra en la segunda etapa pero ella ya ha notado muchas de las ventajas que implica contar con los conocimientos y los tratamientos de una entidad como esa. Su alergia prácticamente ha desaparecido y lleva una vida que es idéntica a la de una persona que jamás sufrió problema alguno.

Eso es lo que quiero yo para mí en el futuro. Más que querer, lo necesito. Mi empresa lo necesita. Y creo que podré conseguirlo gracias a que me he puesto bajo el cuidado de los mejores. En un tiempo comenzarán a verse en mí unos cambios como los que Marga ha experimentado. Mientras tanto seguiré luchando para hacer de mi negocio una entidad necesaria, servicial con los clientes y, sobre todo, rentable.