El aumento en la factura de la luz derivado las nuevas tecnologías, la mejor inversión posible

El aumento en la factura de la luz derivado las nuevas tecnologías, la mejor inversión posible

La sociedad en la que vivimos ha cambiado de tal manera en los últimos 20 años que quien siga empleando los medios de trabajo del año 2000 no tiene ninguna posibilidad de mantenerse en sintonía con el nuevo mundo. Es el uno de los principales motivos por los cuales tantas y tantas empresas se han ido al traste en España durante sus primeros años de existencia, aunque contaran con una idea original y dispusiesen de un capital inicial importante.

Es evidente que el mayor cambio que ha registrado la sociedad en los últimos tiempos no es otro que el tecnológico, que es precisamente al que nos estamos refiriendo. Ya no nos referimos únicamente a la aparición de un medio como Internet, que nos ofrece una libertad para buscar información como la que nunca habíamos conocido. Hablamos también de la aparición de las nuevas tecnologías y nuevas máquinas que nos permiten tener acceso a una cantidad de posibilidades y aplicaciones como la que jamás habríamos podido imaginar.

La vida se ha simplificado bastante gracias a las cuestiones como las que acabamos de comentar, pero sin embargo se han producido algunas situaciones que son algo más incómodas que en el pasado. Un ejemplo es el de la dependencia que tenemos de dichas nuevas tecnologías, algo que destaca el portal web de Ciencia de la UANL mexicana y a lo cual cataloga como una auténtica amenaza. ¿Qué ocurre si, por alguna razón, no tenemos acceso a los ordenadores, móviles o tablets en algún momento de nuestra jornada laboral? Estamos llegando a un extremo en el que los recursos tradicionales, que nos pueden sacar de más de un aprieto, se están perdiendo por completo. Y todavía pueden llegar a ser útiles en un momento determinado para los emprendedores.

La dependencia de las nuevas tecnologías lleva además asociada una dependencia todavía mayor para el ser humano: la dependencia energética, dentro de la cual destaca de manera evidente la dependencia de la electricidad. Los ordenadores, los móviles y las tablets necesitan energía para cargarse y esa energía no la pueden conseguir sino con electricidad. En un artículo de opinión, un periodista del Periódico de Extremadura destacó que en España importamos el 80% de la energía que consumimos, lo cual repercute en el coste de la factura de la luz de todos aquellos empresarios que han apostado por las nuevas tecnologías en sus oficinas.

Ni un paso atrás

Que las nuevas tecnologías han hecho que la factura de la luz de muchos autónomos suba de manera exponencial es algo que muchos emprendedores han catalogado como normal. No por ello la apuesta por las nuevas tecnologías y por nuevo material eléctrico se han reducido. La situación, en función de los datos que manejan en Sindel, uno de los mayores operadores del sector de distribución de material eléctrico, es más bien la contraria. La apuesta de los emprendedores es la de contar con más material de dichas características.

Hay pocos gastos que los emprendedores y los autónomos de hoy tengan más claro abordar que los que implica el consumo de luz. Es la llave que permitirá utilizar Internet, las aplicaciones de Windows o de Apple y la que permitirá que nuestra empresa, en definitiva, forme parte de la actualidad. Hacer lo contrario es lo mismo que tirar piedras sobre nuestro propio tejado. Si de verdad queremos el progreso en una oficina o en una fábrica, hay que apostar por la energía. Sin miramientos. Si no, más tarde o más temprano desapareceremos del mapa.

Los autónomos han de estar pendientes de un montón de cosas que, de una manera o de otra, afectan a su negocio. Ser emprendedor es un oficio que no entiende de relajaciones y sí de sacrificios. Y también de adaptaciones. Lo que ha ocurrido con las nuevas tecnologías es un gran ejemplo de ello.

Y el futuro se escribe con el nombre propio de esas nuevas tecnologías de las que venimos hablando a lo largo de todas estas líneas. ¿Que implican un mayor desembolso en lo relativo a los costes? No importa. Lo que se va a crecer gracias a ese aumento del consumo hace que se recupere la inversión con creces. Ese es el motivo de la apuesta de tantas y tantas empresas por Internet. Y es que, sin la red, estamos condenados al fracaso.